NO A LA PAPELERA

noviembre 16, 2007

Ratifican la reapertura de la causa ESMA

La Cámara de Casación confirmó la validez de la investigación retomada tras la caída de las leyes del perdón – 16/11/2007

La Cámara de Casación Penal ratificó, tras cuatro años, la validez de la reapertura de la causa que investiga los delitos de lesa humanidad cometidos en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) durante la última dictadura militar.

La resolución fue confirmada a LANACION.com por fuentes judiciales.

Pelea. La demora de la Cámara para resolver esta cuestión, entre otras relacionadas con la violación de los derechos humanos entre 1976 y 1983 había sido fuertemente objetada por el presidente Néstor Kircher, en un discurso que dio inicio a un fuerte enfrentamiento con los jueces de ese fuero.

En particular, el Presidente se había quejado por el retraso de la Cámara para expedirse sobre el recurso presentado hace más de cuatro años por el ex capitán de navío Raúl Scheller, acusado por delitos cometidos en la ESMA, el mayor centro clandestino de la dictadura.

Kirchner reclamó en varias oportunidades a los jueces que aceleraran las causas contra los represores. En un acto en Córdoba directamente se preguntó: “¿Qué pasa en la Cámara de Casación, donde están parados por años juicios que deberían estar en marcha?”.

Reacción y renuncia. El planteo presidencial generó la casi inmediata reacción del Consejo de la Magistratura que inició una investigación sobre los supuestos motivos del retraso. El resultado fue una embestida directa contra el titular de Casación, Alfredo Bisordi, que finalmente renunció a la presidencia de la Cámara.

La sala II de la Cámara de Casación Penal rechazó la presentación de Scheller, lo que da vía libre para que la megacausa avance. El ex capitan de navío está acusado del asesinato de las monjas francesas Alice Domon y Leonie Duquet.

Nulidad. A través de su defensor, el abogado Alfredo Solari, Scheller había planteado la inconstitucionalidad de la ley 25.779 que anulaba las leyes de obediencia debida y punto final.

Scheller, quien lleva cuatro años detenido sin condena y por ello denunció al Estado ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, cuestionó la validez de la ley y argumentó que la reapertura de la causa violaba el principio jurídico de “cosa juzgada”.

Orden de la Corte. A esa presentación le siguieron otras de la defensa y la querella que incluyeron la recusación de magistrados de la Cámara de Casación y la circulación del caso por distintos tribunales, hasta que semanas atrás la Corte Suprema de Justicia dispuso que la Sala II debía resolver el recurso.

En esa oportunidad el máximo tribunal rechazó las excusaciones de los camaristas Pedro David, Juan Fégoli y Gustavo Mitchell e instó a que se imprimiera celeridad al trámite procesal.

Luego de la decisión de la Corte y antes del fallo conocido esta tarde, el Tribunal Oral Federal Nº5 comenzó el juicio contra el ex prefecto Héctor Febres por delitos cometidos en la ESMA, un juicio que habría quedado anulado si la decisión de la Cámara de Casación hubiera aceptado el recurso de Scheller.

La Corte ya había avalado a la ley 25.779 cuando, en junio de 2005, se expidió en la causa contra el represor Julio Simón alias “El Turco Julián”.

Fundamentos. En el fallo conocido esta tarde, la Sala II de la Cámara de Casación hizo referencia a esa resolución de la Corte que declaró la inconstitucionalidad de las leyes del perdón, -las 23.492 y 23.521-, y al “indiscutible deber jurisdiccional de conformar las decisiones que se adopten a las sentencias dictadas por el Alto Tribunal”, según consignó la agencia estatal Télam.

“Humanidad lacerada”. Además, los jueces de la sala II citó fallos según los cuales “no puede entenderse como consolidada e irrevisable una situación cuyo beneficio se pretende lograr a expensas de las más elementales expectativas que puede tener un persona y la sociedad, como es la de acceder a una tutela judicial efectiva cuando se invoca la pretensión de investigar conductas que han lacerado a la propia humanidad”.

(fuente)

Anuncios

Ratifican la reapertura de la causa ESMA

La Cámara de Casación confirmó la validez de la investigación retomada tras la caída de las leyes del perdón – 16/11/2007

La Cámara de Casación Penal ratificó, tras cuatro años, la validez de la reapertura de la causa que investiga los delitos de lesa humanidad cometidos en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) durante la última dictadura militar.

La resolución fue confirmada a LANACION.com por fuentes judiciales.

Pelea. La demora de la Cámara para resolver esta cuestión, entre otras relacionadas con la violación de los derechos humanos entre 1976 y 1983 había sido fuertemente objetada por el presidente Néstor Kircher, en un discurso que dio inicio a un fuerte enfrentamiento con los jueces de ese fuero.

En particular, el Presidente se había quejado por el retraso de la Cámara para expedirse sobre el recurso presentado hace más de cuatro años por el ex capitán de navío Raúl Scheller, acusado por delitos cometidos en la ESMA, el mayor centro clandestino de la dictadura.

Kirchner reclamó en varias oportunidades a los jueces que aceleraran las causas contra los represores. En un acto en Córdoba directamente se preguntó: “¿Qué pasa en la Cámara de Casación, donde están parados por años juicios que deberían estar en marcha?”.

Reacción y renuncia. El planteo presidencial generó la casi inmediata reacción del Consejo de la Magistratura que inició una investigación sobre los supuestos motivos del retraso. El resultado fue una embestida directa contra el titular de Casación, Alfredo Bisordi, que finalmente renunció a la presidencia de la Cámara.

La sala II de la Cámara de Casación Penal rechazó la presentación de Scheller, lo que da vía libre para que la megacausa avance. El ex capitan de navío está acusado del asesinato de las monjas francesas Alice Domon y Leonie Duquet.

Nulidad. A través de su defensor, el abogado Alfredo Solari, Scheller había planteado la inconstitucionalidad de la ley 25.779 que anulaba las leyes de obediencia debida y punto final.

Scheller, quien lleva cuatro años detenido sin condena y por ello denunció al Estado ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, cuestionó la validez de la ley y argumentó que la reapertura de la causa violaba el principio jurídico de “cosa juzgada”.

Orden de la Corte. A esa presentación le siguieron otras de la defensa y la querella que incluyeron la recusación de magistrados de la Cámara de Casación y la circulación del caso por distintos tribunales, hasta que semanas atrás la Corte Suprema de Justicia dispuso que la Sala II debía resolver el recurso.

En esa oportunidad el máximo tribunal rechazó las excusaciones de los camaristas Pedro David, Juan Fégoli y Gustavo Mitchell e instó a que se imprimiera celeridad al trámite procesal.

Luego de la decisión de la Corte y antes del fallo conocido esta tarde, el Tribunal Oral Federal Nº5 comenzó el juicio contra el ex prefecto Héctor Febres por delitos cometidos en la ESMA, un juicio que habría quedado anulado si la decisión de la Cámara de Casación hubiera aceptado el recurso de Scheller.

La Corte ya había avalado a la ley 25.779 cuando, en junio de 2005, se expidió en la causa contra el represor Julio Simón alias “El Turco Julián”.

Fundamentos. En el fallo conocido esta tarde, la Sala II de la Cámara de Casación hizo referencia a esa resolución de la Corte que declaró la inconstitucionalidad de las leyes del perdón, -las 23.492 y 23.521-, y al “indiscutible deber jurisdiccional de conformar las decisiones que se adopten a las sentencias dictadas por el Alto Tribunal”, según consignó la agencia estatal Télam.

“Humanidad lacerada”. Además, los jueces de la sala II citó fallos según los cuales “no puede entenderse como consolidada e irrevisable una situación cuyo beneficio se pretende lograr a expensas de las más elementales expectativas que puede tener un persona y la sociedad, como es la de acceder a una tutela judicial efectiva cuando se invoca la pretensión de investigar conductas que han lacerado a la propia humanidad”.

(fuente)

julio 15, 2007

FALLO HISTÓRICO CONTRA LA ARTERA JUGADA DE MENEM

La Corte Suprema anuló los indultos que dictó Menem

Con el voto de cuatro jueces -dos disidencias- el alto Tribunal se refirió en particular al caso del general Santiago Omar Riveros.

BUENOS AIRES – Con una mayoría de cuatro votos, los integrantes de la Corte Suprema firmaron la anulación de los indultos dictados por el ex presidente Carlos Menem, quien había beneficiado a un grupo de ex represores durante la última dictadura militar que padeció nuestro país.
El máximo tribunal, tras reunir los votos necesarios, se refirió en particular al caso del general Santiago Omar Riveros, ex comandante de Institutos Militares entre 1975 y 1978.
De esta manera, este fallo deja abierto el camino para anular los indultos a Jorge Videla, Emilio Eduardo Massera y los otros jefes de la represión ilegal.
Según un comunicado de prensa emitido por el máximo tribunal, el fallo fue votado por los magistrados Ricardo Lorenzetti, Juan Carlos Maqueda, Eugenio Zaffaroni y Elena Highton. En disidencia lo hicieron Carlos Fayt y Carmen Argibay.
Con este fallo, la Corte cerró un ciclo que inició en 2004, cuando el Tribunal -ya con algunos de los jueces designados por el presidente Néstor Kirchner- declaró en el caso del espía chileno Enrique Arancibia Clavel que los crímenes de lesa humanidad no prescriben.
Luego, durante el 2005, en el caso del represor Julio Simón, declaró inconstitucionales las leyes de Punto Final y Obediencia Debida.
El caso Rivero sería el antecedente que impactaría sobre el resto de los beneficiados con el decreto 1002, con el cual Menem favoreció en 1989 a militares procesados por homicidios, privaciones ilegales de libertad y otros delitos, en treinta causas.
Ellos fueron, entre otros, los tenientes generales Leopoldo Galtieri y Cristino Nicolaides; los generales Juan Bautista Sasiaiñ, José Montes, Andrés Ferrero, Adolfo Sigwald, Jorge Olivera Rovere, Albano Harguindeguy y el ya mencionado Riveros.

La opinión de calificados juristas

Julio Strassera, el fiscal en el Juicio a Las Juntas Militares dijo: “En principio creo que es una cuestión de estricta justicia porque esos indultos fueron una inmoralidad de Menem y no eran necesarios. Pero quiero leer cuáles son los fundamentos de los jueces que votaron en disidencia”.
Eduardo Barcesat: “Estoy totalmente a favor. Lamento los votos de Fayt y Argibay. Se trata de un tema que ya había sido decidido por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y por la Comisión de Derechos Humanos de la ONU.
Ricardo Gil Lavedra: “Me parece que es un fallo previsible en la medida de que luego de las sentencias dictadas en Arancibia Clavel y Simon la Corte ya había declarado que los delitos de lesa humanidad no podían ser objeto de ninguna amnistía porque violaban el derecho consuetudinario.


Se nota que el viejo Fayt y la Argibay se habrán equivocado de medicación cuando escribían su resolución.

La Argibay ya no me merece respeto y su argumentación de la entidad de la “cosa juzgada” es demasiado dudosa.
Se olvida que se juzgó sin haber subsanado una MONUMENTAL NULIDAD como los crímenes de lesa humanidad que tienen docenas de años !

Marchen 2 miembros nuevos para la corte supremaaaaaaaaaaaa !

FALLO HISTÓRICO CONTRA LA ARTERA JUGADA DE MENEM

La Corte Suprema anuló los indultos que dictó Menem

Con el voto de cuatro jueces -dos disidencias- el alto Tribunal se refirió en particular al caso del general Santiago Omar Riveros.

BUENOS AIRES – Con una mayoría de cuatro votos, los integrantes de la Corte Suprema firmaron la anulación de los indultos dictados por el ex presidente Carlos Menem, quien había beneficiado a un grupo de ex represores durante la última dictadura militar que padeció nuestro país.
El máximo tribunal, tras reunir los votos necesarios, se refirió en particular al caso del general Santiago Omar Riveros, ex comandante de Institutos Militares entre 1975 y 1978.
De esta manera, este fallo deja abierto el camino para anular los indultos a Jorge Videla, Emilio Eduardo Massera y los otros jefes de la represión ilegal.
Según un comunicado de prensa emitido por el máximo tribunal, el fallo fue votado por los magistrados Ricardo Lorenzetti, Juan Carlos Maqueda, Eugenio Zaffaroni y Elena Highton. En disidencia lo hicieron Carlos Fayt y Carmen Argibay.
Con este fallo, la Corte cerró un ciclo que inició en 2004, cuando el Tribunal -ya con algunos de los jueces designados por el presidente Néstor Kirchner- declaró en el caso del espía chileno Enrique Arancibia Clavel que los crímenes de lesa humanidad no prescriben.
Luego, durante el 2005, en el caso del represor Julio Simón, declaró inconstitucionales las leyes de Punto Final y Obediencia Debida.
El caso Rivero sería el antecedente que impactaría sobre el resto de los beneficiados con el decreto 1002, con el cual Menem favoreció en 1989 a militares procesados por homicidios, privaciones ilegales de libertad y otros delitos, en treinta causas.
Ellos fueron, entre otros, los tenientes generales Leopoldo Galtieri y Cristino Nicolaides; los generales Juan Bautista Sasiaiñ, José Montes, Andrés Ferrero, Adolfo Sigwald, Jorge Olivera Rovere, Albano Harguindeguy y el ya mencionado Riveros.

La opinión de calificados juristas

Julio Strassera, el fiscal en el Juicio a Las Juntas Militares dijo: “En principio creo que es una cuestión de estricta justicia porque esos indultos fueron una inmoralidad de Menem y no eran necesarios. Pero quiero leer cuáles son los fundamentos de los jueces que votaron en disidencia”.
Eduardo Barcesat: “Estoy totalmente a favor. Lamento los votos de Fayt y Argibay. Se trata de un tema que ya había sido decidido por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y por la Comisión de Derechos Humanos de la ONU.
Ricardo Gil Lavedra: “Me parece que es un fallo previsible en la medida de que luego de las sentencias dictadas en Arancibia Clavel y Simon la Corte ya había declarado que los delitos de lesa humanidad no podían ser objeto de ninguna amnistía porque violaban el derecho consuetudinario.


Se nota que el viejo Fayt y la Argibay se habrán equivocado de medicación cuando escribían su resolución.

La Argibay ya no me merece respeto y su argumentación de la entidad de la “cosa juzgada” es demasiado dudosa.
Se olvida que se juzgó sin haber subsanado una MONUMENTAL NULIDAD como los crímenes de lesa humanidad que tienen docenas de años !

Marchen 2 miembros nuevos para la corte supremaaaaaaaaaaaa !

Blog de WordPress.com.