NO A LA PAPELERA

abril 16, 2008

Anularon el indulto a Martínez de Hoz

CRÍMENES DE LA DICTADURA
– 16/04/2008

El ex ministro de Economía del último gobierno de facto está imputado por delitos de lesa humanidad por el secuestro de dos empresarios en 1976.

Martínez de Hoz, junto a Jorge Videla y Albano Harguindeguy, estuvieron acusados por la privación ilegal de la libertad de dos empresarios.

La Cámara Federal ratificó la nulidad del indulto al ex ministro de economía de la última dictadura militar, José Alfredo Martínez de Hoz, al considerar que está imputado por delitos de lesa humanidad, informó Télam.

El tribunal se pronunció sobre una causa en la que Martínez De Hoz está acusado del secuestro extorsivo de los empresarios Federico y Miguel Gutheim, ocurrido el 5 de noviembre de 1976. A partir de la anulación del indulto del ex ministro, el juez federal Norberto Oyarbide deberá determinar si existen pruebas para que Martínez De Hoz vaya preso.

Los empresarios Gutheim, padre e hijo, fueron detenidos por un decreto y puestos a disposición del Poder Ejecutivo.

Según la denuncia que investiga Oyarbide, el verdadero objetivo de tenerlos en prisión fue que entablaran la renegociación de un convenio de exportación con empresarios de Hong Kong que se había frustrado. Se buscaba forzarlos a que su empresa, la textil Sadeco, sellara ese acuerdo que le permitiría a la dictadura obtener importantes líneas de crédito.

Para eso, durante su detención, los Gutheim fueron llevados en varias oportunidades a las oficinas donde transcurrían las tratativas.

En las reuniones, que se hicieron en enero de 1977, siempre participaba algún representante del ministro de Economía.

El dictador Jorge Rafael Videla, el ex ministro del Interior Albano Harguindeguy y Martínez de Hoz estuvieron acusados por la privación ilegal de la libertad de los empresarios. Los tres resultaron favorecidos tiempo después por los indultos de Carlos Menem, lo que detuvo el proceso.

En 2006, el juez Oyarbide reabrió la causa y consideró que el secuestro de los Gutheim fue parte de la “práctica sistemática” del terrorismo de Estado de violación a los derechos humanos.

Anuncios

abril 2, 2008

Día de la reafirmación de los derechos sobre las Islas Malvinas

02 DE ABRIL – Día de la reafirmación de los derechos sobre las Islas Malvinas – 02/04/2008

No las hemos de olvidar

“En la madrugada del 2 de abril de 1982, tropas argentinas que integraban el Operativo Rosario recuperaron por la fuerza sus derechos soberanos sobre las Islas Malvinas, Georgias, Sandwich e Islas del Atlántico Sur al tomar el control de Puerto Argentino (Puerto Stanley), capital del archipiélago.

Así comenzó la llamada “Guerra de Malvinas” que finalizó 74 días después, el 14 de junio -a las 16 hs.- cuando las tropas argentinas finalmente se rindieron.

La Guerra de Malvinas es una historia plagada de desventuras personales, errores políticos, ignorancia diplomática e improvisación militar.

Sin embargo, la sumatoria de errores y horrores no logran empañar la entrega, abnegación y valor de quienes entregaron con sacrificio sus vidas defendiendo la soberanía territorial argentina.

Un reconocimiento al honor, que perdura por sobre las circunstancias y la temporalidad del hecho histórico.

La derrota en la Guerra de Malvinas aceleró la caída del gobierno militar y la recuperación de las instituciones democráticas.”

Hacia marzo de 1982, el autodenominado Proceso de Reorganización Nacional había entrado en una etapa de franca decadencia.

La primera sucesión presidencial, de Videla a Viola, terminó a fines de 1981 con un aparente episodio cardíaco que le imposibilitaba al Tte. Gral. Roberto Viola continuar al frente del Ejecutivo.

Lo cierto es que el entonces Comandante en Jefe del Ejército, Tte. Gral. Leopoldo F. Galtieri, movido por apetencias personales y el guiño de los EE.UU., había presionado a Viola a renunciar a la Presidencia.

Si bien fue el mismo Galtieri el que pasó a la historia como el responsable y gestor de la decisión de recuperar las islas por la fuerza, hay quienes sostienen con sólidos argumentos que fue el Almirante Jorge Anaya, entonces Comandante en Jefe de la Armada, el mentor de la idea; y que tal propósito había actuado como condición para apoyar a Galtieri en la sucesión de Viola.

LOS INICIOS

A las 23.30 hs. del jueves 1° de abril de 1982, alrededor de 60 hombres de la agrupación Buzos Tácticos desembarcaron en Puerto Enriqueta, al sur de la Bahía de la Anunciación. El segundo gran desembarco se concretó a las 3.45 hs. del viernes 2 de abril cerca del faro San Felipe, donde se destruyó una alarma eléctrica conectada con el cuartel inglés.

Cuando las tropas argentinas llegaron al aeropuerto se encontraron con la pista cubierta de vehículos, maderas, hierros y grandes trozos de turba, lo cual fue un indicativo de que se aguardaba de alguna manera una ofensiva militar argentina. Allí, en el aeropuerto, tuvo lugar el primer enfrentamiento armado con un grupo de marines, quienes fueron rápidamente disuadidos. Paralelamente, otro grupo no encontró resistencia al entrar al cuartel de los marines, quedando como último objetivo la casa del gobernador Rex Hunt.

Para esa hora se difundía un mensaje en inglés, por la emisora de la isla, en donde se informaba sobre el desembarco argentino y se solicitaba a la población que permaneciera en sus casas.

Aproximadamente a las 8.45 hs. hubo un fuerte enfrentamiento en la casa del gobernador de las islas, en donde cayó muerto el capitán de corbeta argentino Edgardo Giachino y fueron heridos de gravedad el Tte. de Fragata Diego García Quiroga y el Cabo Segundo Ernesto Urbina. El gobernador Rex Hunt finalmente se rindió, y negoció su entrega entre las 9 y las 11.20 hs.
Una hora antes, la Radio Malvinas ya integraba por primera vez en su historia la cadena de LRA Radio Nacional.

La recuperación de las islas sin provocar bajas para los británicos había sido casi una condición que se habían autoimpuesto los militares argentinos. El no derramamiento de sangre inglesa podría facilitar las negociaciones posteriores.
Comenzaba uno de los más tristes capítulos de la historia argentina.

LOS ERRORES DE LA GUERRA

Políticos: Los militares argentinos no creyeron nunca en la posibilidad de reacción militar de Gran Bretaña. Menos aún que enviara su poderosa flota a las Islas. Para ellos, la presencia argentina en Malvinas serviría como presión para convencer definitivamente a Gran Bretaña de renunciar a sus reclamos por la soberanía de las Malvinas. La guerra como hipótesis no existía.
Por otra parte, no tuvieron en cuenta que la comunidad internacional no iba a permitir nunca que se rompiera o modificara el equilibrio mundial y que una nación subdesarrollada de latinoamérica tuviera la más mínima posibilidad de salir airosa en una provocación de fuerza frente a una nación desarrollada del continente europeo.

Diplomáticos: Los argentinos creían que el Consejo de Seguridad de la ONU, seguramente convocado de urgencia ante la gravedad de los hechos, iba a resolver favorablemente a la posición argentina. Sin embargo, el sábado 3 de abril el Consejo ordenó el inmediato retiro de las tropas argentinas de las islas.
Además, los argentinos imaginaban que los Estados Unidos se mantendrían neutrales, teniendo en cuenta la existencia del T.I.A.R. (Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca) que, entre otras cosas, obligaba a todos los países de América a asistirse ante la agresión militar de una nación extracontinental. Lo que la diplomacia argentina no tuvo en cuenta fue la existencia de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) del que EE.UU. y Gran Bretaña son parte, además de ser aliados y compartir raíces históricas y culturales.
La Argentina había sido aliada de los EE.UU. en la resistencia a los intentos de imponer en América Latina gobiernos de sesgo izquierdista o pseudo marxista exportadas por el eje soviético. Ese era otro motivo por el cual “los argentinos habían creído que tenían una importancia disparatadamente exagerada para los estados Unidos”, según se extrae del libro de memorias de Margaret Tatcher, primera ministra británica durante el conflicto.

Militares: A partir de los errores políticos y diplomáticos que no imaginaron a la guerra como posibilidad, ni siquiera remota, es fácil entender la improvisación militar que sobrevino cuando los hechos se precipitaron de manera inesperada.
A la diferencia natural de equipamiento, número de efectivos y capacitación, se le sumó una falta de conocimiento de las características del terreno, una escasa logística para las distancias e inclemencias del tiempo, y por sobre todo la ausencia de una flota de mar en un teatro de operaciones insular, es decir la falta de un portaaviones que permitiera mayor autonomía a los aviones argentinos. Estos operaban desde el continente y el combustible sólo les permitía efectuar cortos vuelos sobre las islas.
Las islas, rodeadas por la flota inglesa, estaba a merced de los constantes bombardeos de sus aviones. La extensa costa facilitaba el desembarco de tropas y el posterior establecimiento de “cabeza de playa” para consolidarlo.
La mayoría de los efectivos argentinos eran soldados conscriptos, es decir jóvenes no profesionales bajo bandera, como consecuencia de la ley de servicio militar obligatorio impulsada a principios del siglo XX por el Tte. Gral. Pablo Ricchieri. Los conscriptos no eran soldados profesionales, y muchos de ellos eran oriundos de regiones cuyas condiciones climáticas distaban de las de Malvinas. La adaptación al clima fue para ellos una guerra aparte.

Al momento de intentar la recuperación de las islas, la disparidad de fuerzas entre las dos naciones era la siguiente:

EJERCITO

ARGENTINA

GRAN BRETAÑA

Efectivos

TANQUES

130.000

185

176.248

1.414

ARMADA
Efectivos

SUBMARINOS

PORTAAVIONES

CRUCEROS

DESTRUCTORES

FRAGATAS

DRAGAMINAS

PATRULLERAS

AVIONES DE COMBATE

HELICOPTEROS

36.000

4

1

1

9

6

10

11

19

74.687

32

2

14

46

38

25

20

90

FUERZA AÉREA
Efectivos

BOMBARDEROS

CAZAS

19.500

9

45

92.701

132

325

Durante la guerra, Argentina descubrió la hermandad latinoamericana. Perú, Colombia, Venezuela y Ecuador, entre otras naciones, desde su pobreza, ofrecían su solidaridad, diplomática y real.

Los combates y bombardeos fueron desde el 1º de mayo hasta el 14 de junio de 1982, en que los ingleses entraron a Puerto Argentino, capital de las Islas Malvinas, logrando finalmente la rendición de las tropas argentinas.

La vuelta de las tropas argentinas al continente no tuvo nada que ver con la partida: a los jóvenes combatientes los esperaba en tierra firme el silencio, el olvido de las autoridades militares y las secuelas físicas y espirituales.

LA MARCHA DE LAS MALVINAS

¡Tras su manto de neblinas,
no las hemos de olvidar!
“¡Las Malvinas, argentinas!”
clama el viento y ruge el mar.

Ni de aquellos horizontes
nuestra enseña han de arrancar,
pues su blanco está en los montes
y en su azul se tiñe el mar.

Por ausente, por vencido
bajo extraño pabellón,
ningún suelo más querido
de la Patria en la extensión.

¿Quién nos habla aquí de olvido,
de renuncia, de perdón?
¡Ningún suelo más querido
de la Patria en la extensión!

¡Rompa el manto de neblinas,
como un sol, nuestro ideal;
“Las Malvinas, argentinas
en dominio ya inmortal”

!Y ante el sol de nuestro emblema.
Pura, nítida y triunfal,
brille, ¡oh Patria!, en tu diadema
la perdida perla austral.

(coro) ¡Para honor de nuestro emblema,
para orgullo nacional,
brille, ¡oh patria!, en tu diadema
la perdida perla austral!

Letra: Carlos Obligado
Música: José Tieri

REFLEXIÓN FINAL

Como todo acontecimiento importante de la historia reciente, es difícil abstraerse del hecho de haber sido testigo o partícipe. La Guerra de Malvinas, además de finalizar con una derrota (algo que tiende a potenciar los errores y minimizar los aciertos o virtudes) constituyó una decisión política improvisada cuyas consecuencias no se midieron, algo que siempre es grave en cuestiones de estado, más aun si el hecho es una guerra: Los errores en la guerra se pagan con muertes.

Los “militares argentinos” que decidieron y condujeron la guerra eran, antes que militares, “argentinos”, y reflejaron a través de su irresponsabilidad muchos de los defectos de la cultura argentina en todos los ordenes. La soberbia, el triunfalismo, como el derrotismo y la improvisación son algunas de las características propias de la sociedad argentina de los últimos años.

Si Malvinas fue una aventura descabellada, ¿cómo es posible que desde el primer momento el pueblo argentino mostrara un apoyo incondicional a la causa? Si las tropas argentinas no podrían haber vencido nunca a las fuerzas británicas ¿cómo es posible que durante 73 de los 74 días que duró el conflicto el pueblo argentino creyó que triunfaba?

La guerra de Malvinas fue un llamado de atención para un país al que le cuesta ser humilde y aprender de sus errores.

Más información:
http://www.malvinasonline.com.ar
http://www.me.gov.ar
http://www.redargentina.com

Biblografía:
– “La Lección de Malvinas”. Video oficial del Ejército Argentino (1992)
– “Malvinas: el rescate del combatiente”. Gonzalo Klappenbach (1992)
– Diario Clarín. Ejemplares de la época.

abril 1, 2008

CRIMINAL CABALLO EXTRADITADO DESDE ESPAÑA

Otro inmundo represor a juicio – 01/04/2008

Llegó el represor Cavallo y, ante el juez, defendió a la Armada.

No fue interrogado aún por secuestros, torturas y asesinatos en la ESMA.

Lo acusan de crímenes pero declaró sobre robos.

CAVALLO EN EZEIZA, CON CHALECO ANTIBALAS Y ESPOSADO, DE ALLI FUE A TRIBUNALES Y A LA CARCEL.

Finalmente, ocho años después de su detención en México a pedido de la Justicia española, el represor Ricardo Miguel Cavallo fue llevado ayer ante un juez argentino para declarar como acusado por los crímenes ocurridos en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) durante la dictadura.

Cavallo llegó ayer luego de ser extraditado por las autoridades españolas (ver: “La mirada…”) e inmediatamente fue llevado a los tribunales federales de Comodoro Py. Pero el juez federal Sergio Torres, a cargo de la “megacausa” ESMA, apenas lo interrogó por dos casos de robo de bienes a dos ex detenidos—desaparecidos, un desprendimiento de la causa principal.

“Niego los hechos que se me imputan, mi participación en los mismos y la integración a ninguna asociación ilícita, en particular a la que se me reprocha en este acto, por no revestir ese carácter la Armada de la República Argentina”, dijo Cavallo ante el magistrado. Igualmente, se guardó la opción de ampliar su declaración indagatoria una vez que tome “conocimiento certero de los hechos” que se le imputan, según consta en el acta labrada ayer en Tribunales.

Cavallo —trasladado luego al penal de Marcos Paz— está acusado en una causa caratulada “N.N. s/apropiación de bienes”, un desprendimiento de la “megacausa” ESMA. Según el juez, los delitos que habría cometido serían “el desapoderamiento de un bien inmueble” de Mario Villani y el “desapoderamiento” de “pertenencias” de Susana Jorgelina Ramus que “se encontraban en un guardamuebles de la empresa Verga Hermanos”.

Villani y Ramus eran dos integrantes de la organización guerrillera Montoneros que sobrevivieron al campo clandestino de detención que funcionó dentro de la ESMA, el mayor que tuvo la dictadura. Villani fue secuestrado el 18 de noviembre de 1977 y permaneció desaparecido hasta agosto de 1981. Ramus estuvo desaparecida dos años, entre enero de 1977 y enero de 1979.

En los próximos días, el magistrado avanzará sobre delitos más graves, como secuestros y torturas, aunque deberá seleccionar casos de víctimas que no estén incluidas en la causa que se le sigue en España. En caso contrario, su defensa podrá alegar que existe un doble juzgamiento, algo prohibido por la legislación vigente.

Ocurre que cuando España pidió la captura de Cavallo, los juicios en la Argentina estaban paralizados como consecuencia de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final. El capitán de corbeta retirado fue apresado hace ocho años en México, donde estaba a cargo del Registro Nacional de Vehículos (RENAVE).

En España, Cavallo estaba acusado por más de dos centenares de casos de personas que pasaron por la ESMA y que en su mayoría permanecen desaparecidas. La fiscalía llegó a pedir 17 mil años de prisión para él. Sin embargo, ese país aceptó ahora extraditarlo como consecuencia de la reapertura de las causas en la Argentina tras la anulación de las “leyes del perdón”. Su causa en España fue archivada pero esa medida se encuentra apelada.

Ayer, la defensa de Cavallo pidió su excarcelación, lo que Torres resolvería hoy.

marzo 9, 2008

La Justicia colaboradora del Proceso

Juzgan a una ex jueza por colaborar con represores – 09/03/2008

La Cámara confirmó el procesamiento de Emilia Marta García en la causa en la que se investigan los crímenes cometidos en la ESMA.

El fallo que dejó a la ex magistrada al borde del juicio oral al que tuvo acceso Infobae.com fue dictado por la Sala II de la Cámara al confirmar el procesamiento dictado por el juez Sergio Torres por los delitos de extorsión y asociación ilícita y que además incluyó un embargo de 700.000 pesos.

Se trata de una investigación desprendida de la “megacausa” de la ESMA que fue reabierta tras la anulación de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final, en la que también fue acusado el ex almirante Emilio Eduardo Massera.

La causa se inició a partir del caso de la sustracción de los bienes por parte de los captores de Conrado Gómez, cuyo secuestro y posterior desaparición ocurrió el 10 de enero de 1977, y luego se extendió a otros casos.

Entre los bienes que le sustrajeron estaban la escritura de un campo ubicado en San Juan, papeles relativos a una sociedad, Cerro Largo, propietaria de tierras situadas en la localidad de Chacras de Coria en Mendoza, caballos de carrera, entre otros.

García fue procesada por haber colaborado con el ex represor en la “estructura financiera” de los militares acusados que desapoderaban de sus bienes a los detenidos mediante maniobras defraudatorias.

Según el expediente, García se desempeñaba en una escribanía que se encargaba de certificar la documentación por la que las víctimas “transferían” sus bienes a sociedades que integraban familiares de los ex marinos, entre ellos el hijo de Massera.

García fue en la década del 70 síndica de la empresa “Will-Ri” que conformaban, entre otros, los represores Jorge “el Tigre” Acosta, Jorge Radice y Francis William Wahmond, todos imputados en la megacausa de la ESMA.

La Cámara descartó los argumentos de la defensa de la ex jueza que al
declarar se justificó al decir que actuó “coaccionada” por temor a eventuales represalias sobre una hermana que estaba desaparecida.

García manifestó en su descargo que “vivía en estado de terror permanente” y que “sólo firmaba lo que le pedían”, pero sus dichos no lograron convencer ni al juez Torres ni a la Cámara Federal de su inocencia.

Pero la Cámara en el fallo sostuvo que “Emilia Marta García sabía que integraba la organización que se dedicó a obligar que les fuera transferida, a su favor, la titularidad de distintos bienes pertenecientes a víctimas que en el momento de los hechos se hallaban privadas ilegalmente de su libertad y que, no obstante ello, tuvo la intención de procurar este cometido”.

Finalmente, la Cámara sugirió la realización del juicio oral y público donde deberán debatise algunas cuestiones que restan profundizar.

marzo 8, 2008

DIFUNDA ESTE PEDIDO POR FAVOR !

Abuela busca a CLARA ANAHÍ MARIANI – 08/03/2008

BUSCAMOS PARA QUE APAREZCA !


Causa Etchecolatz – 5 de julio de 2006

“Chicha” Mariani: “En lugar del rosario, que alivie su conciencia diciendo dónde está Clara Anahí”.

En una extensa declaración María Isabel Chorobik de Mariani habló de los homicidios en la casa de calle 30 entre 55 y 56, de la sustracción de su nieta Clara Anahí y de los pasos dados en su investigación a lo largo de treinta años.

(La Plata, 5julio2006).- La entrada de la testigo a la sala fue saludada con un largo aplauso del público que colmaba la sala. En el inicio de su testimonio relató que Diana Teruggi era una estudiante de letras de 26 años, casada en 1972 con Daniel Mariani. La pareja había perdido antes un embarazo, de modo que Clara Anahí era un bebé muy deseado.

En la casa de calle 30 los jóvenes habían instalado una fábrica de escabeche con la intención de proporcionar trabajo a personas del barrio. En la parte de atrás de la casa funcionaba una imprenta clandestina.

El 24 de noviembre de 1976, “Chicha” Mariani estaba en su casa de calle 44 y 21 esperando a Diana que le llevaría a la niña para que la cuide, como hacía todos los miércoles.

Advirtió el inusual movimiento de tanques, helicópteros, patrulleros y efectivos y tuvo miedo por su nuera. “Yo no sabía nada de política en aquella época, pero sabía que estaban matando a mis mejores alumnos”. Chorobik era por entonces profesora del Liceo “Víctor Mercante”. Se inquietó pensando que Diana iba a tener inconvenientes para llegar y fue a la casa de una amiga. Iba y venía, tejiendo mientras esperaba. Ese tejido está aun hoy en el punto en que lo dejó.

La testigo relató que ese día recibió un llamado que le avisaba que su padre estaba enfermo, de modo que se fue a City Bell para estar con sus familiares. Al regresar a su casa vio un tumulto de gente frente a su casa, muchos lloraban. Creían que ella estaba muerta dentro de la casa, porque había habido un tiroteo. Al ingresar encontró todo destrozado y medio metro de todas las cosas rotas, vidrios, cubiertos, ropa, aceite, café, lo que fuera que hubieran encontrado en la casa estaba roto y tirado, salvo lo que habían robado.

Únicamente dejaron a salvo y a la vista una cinta con el “Réquiem” de Verdi y la póliza de seguro de vida de la testigo.

La ex presidenta de las Abuelas de Plaza de Mayo relató los acontecimientos de esos días: la búsqueda de los cuerpos de sus familiares, la entrevista con el Comisario Sertorio en la seccional Quinta, la invasión de su casa por una patota al mando de Luis Abelardo Patti y el ofrecimiento del policía Daniel Del Arco de “venderle a su nieta”, tal como lo había hecho en el Juicio por la Verdad. (ver http://www.apdhlaplata.org.ar\prensa\199970499.htm).

Agregó también datos conocidos después de aquella declaración, como el aportado por el ex chofer de Etchecolatz, hoy detenido, Hugo Guallama. Según este represor Camps o Etchecolatz habrían dado la orden de muerte: “Dale, negro, tirale que ahí va saliendo”, y Diana fue ametrallada por la espalda, cubriendo el cuerpo de su hija y salvando así su vida. Mencionó también a otros policías que participaron del episodio, como Monzón, Vercellone, Carlos “el oso” García y Fiorillo, éstos dos últimos responsables directos de haber sacado a Clara Anahí de la casa.

Juan Fiorillo fue, como se ha informado con anterioridad, el responsable de la desaparición de Felipe Vallese en 1962 y, durante la última dictadura, jefe del Comando de Operaciones Tácticas. Chorobik lo calificó hoy como el “monje negro” de la represión. En cuanto a García, participó de la comisión investigadora del atentado a la AMIA que suministró información falsa al juez Galeano, fue jefe de custodia en el Banco de la Provincia de Buenos Aires y también custodio del arzobispo Antonio José Plaza.

Mencionó también a un cabo de apellido Bazán, perteneciente al R.I. 7, a quien llevaban “para las cosas feas”. Este suboficial habría ametrallado a Daniel Mendiburu Eliçabe en un rincón del patio, donde todavía pueden apreciarse los impactos de bala.

Su primer contacto con el Poder Judicial fue a través de un Juzgado de Menores, donde conoció a la entonces asesora Lidia Pegenaute, quien le hizo saber que había otras abuelas buscando a sus niños desaparecidos. A partir de allí comenzó a hacer contacto con esas mujeres que sufrían lo mismo que ella y que reclamaban por sus nietos.

La primera reunión de las por entonces llamadas “Abuelas Argentinas con nietos desaparecidos” se realizó debajo de un árbol, frente a la puerta del Círculo Militar.

A partir de allí una de las tareas que se dieron fue visitar a los jueces. Al menos una vez por mes, en grupos de tres personas, recorrían los juzgados y se entrevistaban con cada uno de los jueces: “la justicia no significó mucho aporte. Aunque ahora sí tengo esperanzas en el juez Corazza y en lo que pueda surgir de este juicio”.

Relató también los viajes de las Abuelas, que recorrieron los centros científicos del mundo buscando una forma de identificar a los niños en ausencia de sus padres, hasta que la encontraron en los Estados Unidos. Así nació el Banco Nacional de Datos Genéticos que funciona en el Hospital Durand y también se conformó el Equipo Argentino de Antropología Forense.
“Yo no le debo nada a la iglesia”

El primer sacerdote que la testigo contactó en su búsqueda fue el Pbro. Angel Colabella, organista de la catedral. Él le manifestó que no podía hacer nada, que muchos amigos suyos iban a verlo para preguntarle lo mismo. Pero se ofreció para preguntar a los aviadores de los Hércules si alguna vez los habían trasladado.

También visitó, como tantos familiares, a monseñor Emilio Graselli, quien le prometió noticias si volvía en quince días. En la segunda entrevista lo notó muy cambiado. El eclesiástico le manifestó que “la nena está muy alto y ya no se puede hacer nada, es demasiado tarde”.

La actitud del entonces arzobispo de La Plata, monseñor Plaza, fue enviarla al subsuelo de la catedral para hablar con un policía de apellido Sozi, que terminó interrogándola a ella.

Dieciocho veces fueron las Abuelas de Plaza de Mayo al Vaticano, con carpetas sobre los chicos desaparecidos. A la testigo le consta que el papa Juan Pablo II tuvo en sus manos los legajos, pero nunca recibieron una respuesta. Rescató en cambio la figura de algunos obispos, como De Nevares y Novak, que les brindaron consuelo y ayuda.

“Lo veo a Etchecolatz con el rosario y quisiera decirle que en lugar del rosario alivie su conciencia diciendo dónde está Clara Anahí, porque él lo sabe. Yo acuso a Etchecolatz de la muerte de mi nuera, de la desaparición de mi nieta, de estos treinta años de estar viviendo en la ignorancia de su destino. Y también del sufrimiento de miles de familias que buscan un rastro de sus hijos”.

Mariani reclamó una respuesta del Estado, que debe velar por esos niños, que son ciudadanos argentinos desaparecidos.

Un policía le dijo que Clara Anahí sobrevivió al ataque.

La segunda testigo de la fecha fue Lilian Stancati, quien recuerda el ataque a la casa de calle 30 por haber sido vecina de la zona. El operativo policial y militar incluyó tanques, ambulancias, patrulleros y varios helicópteros y la declarante escuchó detonaciones desde el mediodía hasta aproximadamente las cinco de la tarde.

La testigo trabajaba en la Delegación City Bell del municipio platense. Allí cumplía funciones de vigilancia policial un efectivo que siempre realizaba comentarios en el sentido de que tenía sueño porque la noche anterior “habían salido de rotetion”, refiriéndose a operativos policiales posiblemente vinculados a secuestros.

Este policía le relató en una oportunidad que durante el ataque a la casa de la calle 30 entre 55 y 56 la niña había sobrevivido porque había sido resguardada por sus padres con mantas y frazadas. Agregó que había sido entregada a un alto jefe policial cuya esposa no podía tener hijos.

La esposa del policía Daniel del Arco se contactó con Abuelas.

Rosaria Isabella Valenzi fue citada por el tribunal para atestiguar sobre la visita que la señora Patricia Domenici a la sede de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo, filial La Plata.

Domenici había sido pareja de Daniel Del Arco y tenían un hijo. En abril de 1991 se presentó en Abuelas buscando contactarse con la señora de Mariani. Quería contarle que su esposo estaba vinculado con la desaparición de Clara Anahí. En ese momento dijo tener “mucha bronca” porque Del Arco quería quitarle a su hijo.

Finalmente ese contacto no se produjo. Posiblemente Domenici ignorara que Del Arco se había conectado mucho antes con Mariani, intentando “venderle” a su nieta, maniobra que habría sido desbaratada por el propio Camps.

Toda la crónica del juicio a Etchecolatz en http://www.apdhlaplata.org.ar.

Ud. puede colaborar con el sostenimiento de este juicio. Ingrese a http://www.apdhlaplata.org.ar/donaciones/donaciones.htm y apoye la lucha por la Verdad y la Justicia.

(fuente)

febrero 28, 2008

Una lacra menos – Luis "Jeringa" Barrionuevo

EX REPRESOR – Murió “Jeringa” Barrionuevo – 28/02/2008

Luego de una prolongada enfermedad, Luis “Jeringa” Barrionuevo falleció en Mendoza. El ex represor se desempeñó como enfermero en Ushuaia y en 2002 fue electo Legislador provincial. Finalmente no pudo asumir su cargo debido a la fuerte presión social y política.

RÍO GRANDE – “Tenía miedo de que cuando llegara el momento no me iba a animar a empujar a la gente desde el avión, pero me animé. En ese momento me sentía Dios.”

La frase era del diputado provincial electo por Tierra del Fuego Juan “Jeringa” Barrionuevo, y se la dijo al técnico José Luis Díaz, según relató éste ante el fiscal Juan Soria.

La confesión se produjo en una noche de guardia en el hospital Regional de Ushuaia.

En esa charla, Barrionuevo no sólo admitió haber pertenecido al grupo de tareas de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), sino que se ufanó de haber participado en los “vuelos de la muerte”, en los que los desaparecidos eran arrojados al río.

Días después la Legislatura fueguina trató el pedido de desafuero que hizo el juez federal Sergio Torres, como paso previo para concretar la detención del represor.

Un asesino entre nosotros

“Está bien, me llaman así por las famosas inyecciones de los ‘vuelos de la muerte’ “. Con este diálogo comenzó el relato de “Jeringa” de su experiencia en la ESMA, donde reportaba al capitán médico Carlos Octavio Capdevilla.

Ambos controlaban a los detenidos en las sesiones de tortura. El propio Barrionuevo confirmó que “como no quería que me usaran como forro, pidió autorización para participar de los ‘vuelos’ para ver qué se sentía”.

Cuando le preguntaron a “Jeringa” qué se sentía al empujar a una persona al vacío, el enfermero comparó la situación con la forma en que se le pierde el miedo a un muerto y le dijo que lo que había que hacer era “tocarlos”.

Admitió que había tenido temor de no poder empujar a sus víctimas, pero que finalmente eso no ocurrió. “En ese momento me sentía Dios porque estaba en mi mano la vida o la muerte de las personas. Con mi mano podía sentir la vibración de los cuerpos por los temblores causados por el miedo”, dijo Barrionuevo.

Basterra fue el primer sobreviviente de la ESMA en identificar a Barrionuevo a fines de 2003. Lo enfrentó públicamente en las calles de Ushuaia -la escena se pudo ver por Puntodoc, un programa de investigaciones popular por aquellas epocas- pocos días después de que resultara electo como diputado provincial por el PJ apadrinado por el ex gobernador Carlos Manfredotti.

La denuncia de Basterra fue respaldada por otros dos ex detenidos desaparecidos de la ESMA, Carlos Lordkipanidse y Carlos García, y por el gobierno nacional.

El jefe de asesores de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, Luis Alén, viajó como enviado de Eduardo Luis Duhalde con el objetivo de impedir que “Jeringa” asumiera en su cargo de diputado provincial, respaldando el pedido que habían hecho el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) y la ONG fueguina Participación Ciudadana.

Las denuncias impidieron que el 17 de diciembre de 2003, Barrionuevo ocupara su puesto de diputado. Su asunción quedó suspendida, pero como la Constitución de Tierra del Fuego otorga fueros a los legisladores desde que son electos, sigue contando con inmunidad.

Por ese motivo, Torres se solicitó poco después el desafuero de “Jeringa”. La medida se concretó finalmente unos días después ya que los representantes de diferentes bloques del Parlamento fueguino no apañaron al represor.

Incluso la legisladora Nélida Lanzares, esposa de Manfredotti, aseguró en aquel momento que no pondría trabas para que se efectúe el desafuero.

Histórica sesión

Durante mayo de 2003, en una sesión calificada de “histórica”, la Legislatura de la Provincia aceptó por mayoría las impugnaciones contra el legislador electo del PJ Juan “Jeringa” Barrionuevo, quien de esa manera fue alejado en forma definitiva de la banca a la que accedió en las elecciones generales de junio de 2002 pero que nunca pudo ocupar.

Once parlamentarios -del ARI, el Movimiento 26 de Abril, el Frente de Unidad Provincial, el Movimiento Popular Fueguino y el propio Justicialismo- votaron a favor del dictamen que proponía separar del cargo al ex funcionario manfredottista.

Sólo tres legisladores votaron en contra de esa medida y a favor de prorrogar la suspensión de Jeringa hasta tanto se dictara sentencia definitiva en la causa judicial que tramitó ante el Juzgado Federal 12 de Buenos Aires.

El radical Jorge Bericua y las peronistas Nélida Lanzares y Angélica Guzmán, esposa y cuñada del ex gobernador Carlos Manfredotti respectivamente, estuvieron en contra de la histórica medida.

El alegato más extenso y contundente a favor de la posición mayoritaria fue pronunciado por el legislador de ARI, Manuel Raimbault, quien recorrió paso a paso las consecuencias políticas, económicas y sociales del gobierno militar en la Argentina, detallando los fundamentos jurídicos que habilitaban a la Legislatura a tomar esta determinación y precisó las pruebas que existían para demostrar la participación de “Jeringa” en los grupos de tareas de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA).

diciembre 22, 2007

Duro revés para la derecha reaccionaria argentina

No serán investigados los ataques de los guerrilleros – 22/12/2007

La Cámara Federal resolvió que los asesinatos del grupo terrorista Montoneros deben prescribir, según su fallo.

Mario Firmenich fue uno de los beneficiados por la resolución.

La Cámara Federal resolvió ayer que los delitos cometidos por miembros de la agrupación “Montoneros” durante la dictadura no son de lesa humanidad, y por lo tanto se encuentran prescriptos.

Se trata de una resolución de la Sala I de la Cámara al confirmar el sobreseimiento por prescripción del delito de Mario Firmenich y otros seis imputados por un ataque con explosivos a la Superintendencia de Seguridad de la Policía Federal, el 2 de julio de 1976.

El fallo confirmó una decisión de la jueza federal María Servini de Cubría, al sostener que “es equivocado” sostener que los atentados atribuídos a la agrupación Montoneros fueron delitos de lesa humanidad.

Además de Firmenich, fueron sobreseídos Marcelo Kurlat, Horacio Verbitsky, Laura Silvia Sofovich, Miguel Lauletta, Norberto Habegger y Lila Pastoriza.

La Cámara sostuvo que de acuerdo al derecho penal internacional y a la Corte Suprema de Justicia, los crímenes de lesa humanidad y por ende imprescriptibles “son cometidos por agente estatal en ejecución de acción gubernamental o por un grupo con capacidad de ejercer un dominio y ejecución análogos al estatal”.

Para los jueces Gabriel Cavallo, Eduardo Freiler y Eduardo Farah, Montoneros no “constituyó una organización entendida en esos términos, por lo que es equivocado sostener que los delitos a ella atribuidos constituyan crímenes contra la humanidad”.

“Sin duda el error radica en confundir la pretensión de acceder al poder político, que caracteriza a toda agrupación política –violenta o no- con el ejercicio del poder político, de dominio sobre una población civil determinada”, sostuvo el tribunal.

Los jueces recordaron que los crímenes contra la humanidad, “son cometidos en el marco de una acción masiva o sistemática, dirigida, organizada o tolerada por el poder político”.

En la resolución se hizo referencia al dictamen del fiscal federal Jorge Alvarez Berlanda sobre que el ataque con un artefacto explosivo en el edificio de Moreno 1431 de Capital Federal, donde entonces funcionaba la Superintendencia de Seguridad Federal de la Policía, enmarcaba en el delito común de “estrago” y después de 31 años se encontraba prescripto.

El atentado atribuído a Montoneros causó muertos, heridos y la destrucción parcial de esas instalaciones.

La causa fue impulsada por el abogado Norberto Giletta quien pidió que se declarase al hecho como delito de lesa humanidad, y por ende imprescriptible, tal como sucedió con las causas por violaciones a los derechos humanos en la dictadura que tienen como acusados a militares.

Pero la Cámara Federal rechazó los argumentos de Giletta y recordó que ya en la bautizada “Causa 13”, el juicio a las Juntas militares, se dejó en claro que hacia 1975 “las bandas subversivas fueron derrotadas en todas las acciones de evergadura emprendidas y su capacidad operativa había sido drásticamente disminuida”.

Duro revés para la derecha reaccionaria argentina

No serán investigados los ataques de los guerrilleros – 22/12/2007

La Cámara Federal resolvió que los asesinatos del grupo terrorista Montoneros deben prescribir, según su fallo.

Mario Firmenich fue uno de los beneficiados por la resolución.

La Cámara Federal resolvió ayer que los delitos cometidos por miembros de la agrupación “Montoneros” durante la dictadura no son de lesa humanidad, y por lo tanto se encuentran prescriptos.

Se trata de una resolución de la Sala I de la Cámara al confirmar el sobreseimiento por prescripción del delito de Mario Firmenich y otros seis imputados por un ataque con explosivos a la Superintendencia de Seguridad de la Policía Federal, el 2 de julio de 1976.

El fallo confirmó una decisión de la jueza federal María Servini de Cubría, al sostener que “es equivocado” sostener que los atentados atribuídos a la agrupación Montoneros fueron delitos de lesa humanidad.

Además de Firmenich, fueron sobreseídos Marcelo Kurlat, Horacio Verbitsky, Laura Silvia Sofovich, Miguel Lauletta, Norberto Habegger y Lila Pastoriza.

La Cámara sostuvo que de acuerdo al derecho penal internacional y a la Corte Suprema de Justicia, los crímenes de lesa humanidad y por ende imprescriptibles “son cometidos por agente estatal en ejecución de acción gubernamental o por un grupo con capacidad de ejercer un dominio y ejecución análogos al estatal”.

Para los jueces Gabriel Cavallo, Eduardo Freiler y Eduardo Farah, Montoneros no “constituyó una organización entendida en esos términos, por lo que es equivocado sostener que los delitos a ella atribuidos constituyan crímenes contra la humanidad”.

“Sin duda el error radica en confundir la pretensión de acceder al poder político, que caracteriza a toda agrupación política –violenta o no- con el ejercicio del poder político, de dominio sobre una población civil determinada”, sostuvo el tribunal.

Los jueces recordaron que los crímenes contra la humanidad, “son cometidos en el marco de una acción masiva o sistemática, dirigida, organizada o tolerada por el poder político”.

En la resolución se hizo referencia al dictamen del fiscal federal Jorge Alvarez Berlanda sobre que el ataque con un artefacto explosivo en el edificio de Moreno 1431 de Capital Federal, donde entonces funcionaba la Superintendencia de Seguridad Federal de la Policía, enmarcaba en el delito común de “estrago” y después de 31 años se encontraba prescripto.

El atentado atribuído a Montoneros causó muertos, heridos y la destrucción parcial de esas instalaciones.

La causa fue impulsada por el abogado Norberto Giletta quien pidió que se declarase al hecho como delito de lesa humanidad, y por ende imprescriptible, tal como sucedió con las causas por violaciones a los derechos humanos en la dictadura que tienen como acusados a militares.

Pero la Cámara Federal rechazó los argumentos de Giletta y recordó que ya en la bautizada “Causa 13”, el juicio a las Juntas militares, se dejó en claro que hacia 1975 “las bandas subversivas fueron derrotadas en todas las acciones de evergadura emprendidas y su capacidad operativa había sido drásticamente disminuida”.

diciembre 20, 2007

Tu sangre puede ayudar a identificarlo

Equipo Argentino de Antropología Forense – ADN desaparecidos – 20/12/2007

Habilitan un 0-800 para identificar desaparecidos

El 0-800-333-2334 o el 5167-6500 son los números para solicitar turnos por los familiares que crean que alguno de los restos exhumados pertenece a los seres queridos caídos durante la última dictadura militar.


Con la habilitación de una línea telefónica gratuita para pedir turnos, comenzó hoy la campaña nacional para tomar muestras de sangre con el propósito de identificar en forma positiva a quiénes pertenecen los restos óseos de 600 personas desaparecidas durante la última dictadura militar.

Así lo anunciaron el titular del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), Luis Fondebrider; el jefe de gabinete del secretario de DDHH, Luis Alen, y la jefe de gabinete del viceministro de Salud, Inés Pertino, en la sala Mignone de la Secretaría de DDHH.

El 0-800-333-2334 o el 5167-6500 son los números para solicitar turnos por los familiares que crean que alguno de los restos exhumados pertenece a los seres queridos caídos durante la represión del terrorismo de Estado.

El funcionario de la Secretaría de DDHH, Alen, alertó que “no se quiere abrir ninguna expectativa entre los familiares, alguno de los cuales están ansiosos” por lograr la identificación. Fondebrider dijo que “hoy es el día uno del programa. Los hospitales de la Nación cuentan con los elementos, si se acercan a dar muestras de sangre”.

El Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) es una organización científica, no gubernamental y sin fines de lucro que aplica las ciencias forenses -principalmente la antropología y arqueología forenses- a la investigación de violaciones a los derechos humanos en el mundo.

El EAAF se formó en 1984 con el fin de investigar los casos de personas desaparecidas en Argentina durante la última dictadura militar (1976-1983). Actualmente, el equipo trabaja en Latinoamérica, África, Asia y Europa en cinco áreas programáticas:

* investigación
* entrenamiento y asistencia
* desarrollo científico
* fortalecimiento del sector
* documentación y difusión

Sobre el EAAF

Miembros del EAAF trabajando en un sitio de San Vicente Cemetery, Provincia de Córdoba, Argentina, 2003. Foto: EAAF.

Aplicando la antropología forense y otras ciencias relacionadas, el EAAF intenta recuperar e identificar los restos de víctimas de violaciones a los derechos humanos, restituirlos a sus familiares y brindar a la justicia y comisiones investigadoras los resultados del trabajo forense.

Durante todo el proceso de investigación, el EAAF trabaja en estrecha colaboración con testigos y familiares de las víctimas.

A través de este trabajo buscamos aportar información sobre las violaciones a los derechos humanos y derecho humanitario; contribuir a la búsqueda de la verdad y la justicia, y a la reparación y la prevención de estas violaciones.

Objetivos del trabajo del EAAF

* Aplicar las ciencias forenses a la investigación y documentación de violaciones a los derechos humanos.

* Proveer esta evidencia en los procesos penales nacionales, Comisiones Especiales de Investigación y Tribunales Internacionales correspondientes.

* Asistir a los familiares de las víctimas en su derecho a la recuperación de los restos de sus seres queridos “desaparecidos”, de modo tal que puedan cumplir con los ritos funerarios y el duelo a sus muertos según cada cultura o religión.

* Colaborar en el entrenamiento de nuevos equipos en otros países donde las investigaciones sobre violaciones a los derechos humanos sean necesarias.

* Dictar seminarios sobre la aplicación de las ciencias forenses en las investigaciones de los derechos humanos para organizaciones humanitarias, sistemas judiciales e institutos forenses en distintos país del mundo.

* Contribuir a la reconstrucción histórica del pasado reciente, habitualmente oculto o distorsionado por las partes de un conflicto o las instituciones gubernamentales implicadas en los crímenes sujetos a investigación.

Contacto en Argentina:

EAAF Buenos Aires – Rivadavia 2443, 2º piso – Buenos Aires, (1034) – Argentina
phone (54 11) 4951-8547 – fax (54 11) 4954-6646 – email eaaf@eaaf.orghttp://www.eaaf.org

Tu sangre puede ayudar a identificarlo

Equipo Argentino de Antropología Forense – ADN desaparecidos – 20/12/2007

Habilitan un 0-800 para identificar desaparecidos

El 0-800-333-2334 o el 5167-6500 son los números para solicitar turnos por los familiares que crean que alguno de los restos exhumados pertenece a los seres queridos caídos durante la última dictadura militar.


Con la habilitación de una línea telefónica gratuita para pedir turnos, comenzó hoy la campaña nacional para tomar muestras de sangre con el propósito de identificar en forma positiva a quiénes pertenecen los restos óseos de 600 personas desaparecidas durante la última dictadura militar.

Así lo anunciaron el titular del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), Luis Fondebrider; el jefe de gabinete del secretario de DDHH, Luis Alen, y la jefe de gabinete del viceministro de Salud, Inés Pertino, en la sala Mignone de la Secretaría de DDHH.

El 0-800-333-2334 o el 5167-6500 son los números para solicitar turnos por los familiares que crean que alguno de los restos exhumados pertenece a los seres queridos caídos durante la represión del terrorismo de Estado.

El funcionario de la Secretaría de DDHH, Alen, alertó que “no se quiere abrir ninguna expectativa entre los familiares, alguno de los cuales están ansiosos” por lograr la identificación. Fondebrider dijo que “hoy es el día uno del programa. Los hospitales de la Nación cuentan con los elementos, si se acercan a dar muestras de sangre”.

El Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) es una organización científica, no gubernamental y sin fines de lucro que aplica las ciencias forenses -principalmente la antropología y arqueología forenses- a la investigación de violaciones a los derechos humanos en el mundo.

El EAAF se formó en 1984 con el fin de investigar los casos de personas desaparecidas en Argentina durante la última dictadura militar (1976-1983). Actualmente, el equipo trabaja en Latinoamérica, África, Asia y Europa en cinco áreas programáticas:

* investigación
* entrenamiento y asistencia
* desarrollo científico
* fortalecimiento del sector
* documentación y difusión

Sobre el EAAF

Miembros del EAAF trabajando en un sitio de San Vicente Cemetery, Provincia de Córdoba, Argentina, 2003. Foto: EAAF.

Aplicando la antropología forense y otras ciencias relacionadas, el EAAF intenta recuperar e identificar los restos de víctimas de violaciones a los derechos humanos, restituirlos a sus familiares y brindar a la justicia y comisiones investigadoras los resultados del trabajo forense.

Durante todo el proceso de investigación, el EAAF trabaja en estrecha colaboración con testigos y familiares de las víctimas.

A través de este trabajo buscamos aportar información sobre las violaciones a los derechos humanos y derecho humanitario; contribuir a la búsqueda de la verdad y la justicia, y a la reparación y la prevención de estas violaciones.

Objetivos del trabajo del EAAF

* Aplicar las ciencias forenses a la investigación y documentación de violaciones a los derechos humanos.

* Proveer esta evidencia en los procesos penales nacionales, Comisiones Especiales de Investigación y Tribunales Internacionales correspondientes.

* Asistir a los familiares de las víctimas en su derecho a la recuperación de los restos de sus seres queridos “desaparecidos”, de modo tal que puedan cumplir con los ritos funerarios y el duelo a sus muertos según cada cultura o religión.

* Colaborar en el entrenamiento de nuevos equipos en otros países donde las investigaciones sobre violaciones a los derechos humanos sean necesarias.

* Dictar seminarios sobre la aplicación de las ciencias forenses en las investigaciones de los derechos humanos para organizaciones humanitarias, sistemas judiciales e institutos forenses en distintos país del mundo.

* Contribuir a la reconstrucción histórica del pasado reciente, habitualmente oculto o distorsionado por las partes de un conflicto o las instituciones gubernamentales implicadas en los crímenes sujetos a investigación.

Contacto en Argentina:

EAAF Buenos Aires – Rivadavia 2443, 2º piso – Buenos Aires, (1034) – Argentina
phone (54 11) 4951-8547 – fax (54 11) 4954-6646 – email eaaf@eaaf.orghttp://www.eaaf.org

Página siguiente »

Blog de WordPress.com.