NO A LA PAPELERA

abril 16, 2008

Anularon el indulto a Martínez de Hoz

CRÍMENES DE LA DICTADURA
– 16/04/2008

El ex ministro de Economía del último gobierno de facto está imputado por delitos de lesa humanidad por el secuestro de dos empresarios en 1976.

Martínez de Hoz, junto a Jorge Videla y Albano Harguindeguy, estuvieron acusados por la privación ilegal de la libertad de dos empresarios.

La Cámara Federal ratificó la nulidad del indulto al ex ministro de economía de la última dictadura militar, José Alfredo Martínez de Hoz, al considerar que está imputado por delitos de lesa humanidad, informó Télam.

El tribunal se pronunció sobre una causa en la que Martínez De Hoz está acusado del secuestro extorsivo de los empresarios Federico y Miguel Gutheim, ocurrido el 5 de noviembre de 1976. A partir de la anulación del indulto del ex ministro, el juez federal Norberto Oyarbide deberá determinar si existen pruebas para que Martínez De Hoz vaya preso.

Los empresarios Gutheim, padre e hijo, fueron detenidos por un decreto y puestos a disposición del Poder Ejecutivo.

Según la denuncia que investiga Oyarbide, el verdadero objetivo de tenerlos en prisión fue que entablaran la renegociación de un convenio de exportación con empresarios de Hong Kong que se había frustrado. Se buscaba forzarlos a que su empresa, la textil Sadeco, sellara ese acuerdo que le permitiría a la dictadura obtener importantes líneas de crédito.

Para eso, durante su detención, los Gutheim fueron llevados en varias oportunidades a las oficinas donde transcurrían las tratativas.

En las reuniones, que se hicieron en enero de 1977, siempre participaba algún representante del ministro de Economía.

El dictador Jorge Rafael Videla, el ex ministro del Interior Albano Harguindeguy y Martínez de Hoz estuvieron acusados por la privación ilegal de la libertad de los empresarios. Los tres resultaron favorecidos tiempo después por los indultos de Carlos Menem, lo que detuvo el proceso.

En 2006, el juez Oyarbide reabrió la causa y consideró que el secuestro de los Gutheim fue parte de la “práctica sistemática” del terrorismo de Estado de violación a los derechos humanos.

diciembre 5, 2007

30 años de la Masacre de San Patricio

A 30 años de la masacre de San Patricio – 4 de Julio de 1976

Otro de los terribles testimonios de las atrocidades que cometió la infame e inmunda dictadura y sus cómplices, tanto civiles como religiosos !

Escucharán en el relato decir que “… la iglesia sufrió persecuciones …”.

Esto es una inmensa y tenebrosa mentira con el único fin de poner en mejor situación a la Iglesia Católica Argentina por su, ahora gracias a las pruebas, manifiesta responsabilidad y participación.

No fue una persecusión A TODA LA IGLESIA ! … solo fue a ALGUNOS Y PREVIAMENTE SELECCIONADOS integrantes de la misma !

Rubén Capitanio, párroco de la diócesis de Neuquén que había declarado en el juicio del cura criminal Christian Von Wernich, ahora purgando condena, relata y pide perdón por su Iglesia.

Monseñor Carmelo Giaquinta dice: “… cómo no me puse a gritar contra los 3 comandantes… cómo les di la mano…”

INFORMACIÓN SOBRE LA “MASACRE DE LOS MONJES PALOTINOS”

Domingo 15 de marzo de 1970. “Ocho jóvenes universitarios eligen el camino de Dios”: es el título del reportaje de Clarín. Los entrevistados: el padre Alfredo Kelly, director espiritual del seminario de la Sociedad Palotina; el padre Alfredo Leaden, maestro de novicios; y los jóvenes que dejaban sus carreras para ingresar al seminario, entre ellos, Roberto Killmeate (Derecho), Jorge Kelly (apenas egresado del secundario) y Daniel Irigoyen (Arquitectura).

Seis años después, la prensa del país debió dar cuenta, horrorizada, de la que pasó a llamarse “la masacre de San Patricio”: entre los muertos estaban los dos sacerdotes. Y Killmeate y Kelly se habían salvado por poco.

Hoy, a los 58 años, Irigoyen es por segunda vez intendente de Gualeguaychú. “El día de la masacre, Killmeate había viajado a Medellín y había ido al cine. Por eso no los mataron”, recuerda Irigoyen, quien para el 4 de julio de 1976 ya había dejado de ser seminarista.

Integrantes del Movimiento de Schöenstatt, cuyo fundador, José Kentenich —hoy canonizado por Juan Pablo II— era sacerdote palotino, les resultó natural optar por ese camino. En el seminario, los visitaba cada tanto y jugaba al fútbol con ellos el padre Carlos Mugica, muerto en 1974 por la triple A.

Hicieron un año de noviciado en San Antonio de Areco y pasaron al seminario palotino de Brasil. A fines de 1971, los tres seminaristas de Gualeguaychú —Enrique Guastavino, Luis D’ Elía e Irigoyen— volvieron a la Argentina para formarse aquí. Pero sólo había noviciado palotino, por lo que terminaron en Paraná, en un barrio, siempre considerándose “seminaristas”. Vendieron sándwiches, estudiaron religión de noche, trabajaron en distintas cosas. “Siempre, con el objetivo de transformar la realidad desde un compromiso con los pobres”, afirma Irigoyen.

La vocación religiosa se trocó entonces por la política. En 1973, como delegado sindical, Irigoyen cuestionó al gobierno por el uso de fondos sindicales. Cayó preso en noviembre de 1974. La Justicia dispuso su libertad pero la Policía ya no obedecía órdenes.

Irigoyen permaneció preso hasta 1978. Estuvo en Paraná y fue torturado: “Querían que firmara una confesión falsa y que incriminara a otros, pero no lo hice, por eso me torturaron”. También pasó por Gualeguaychú y Coronda. De la prisión, rescata algo: “Más allá del dolor físico y psicológico, estaba el grupo humano que formamos adentro. Salí fortalecido en mis convicciones”, sostiene.

El 4 de julio de 1976 Irigoyen estaba preso en Gualeguaychú. Un mes antes, el padre Alfredo Leaden había ido a visitarlo pero la guardia no lo dejó pasar.

En el seminario, Leaden había sido su maestro. “Estaba también el padre Kevin O’Neil, irlandés, maestro de los seminaristas asesinados —dice Irigoyen—. Fue el que más investigó sus muertes”, asegura.

“Leaden era el prototipo de la persona buena, un pan de Dios; sabía escuchar. El padre Kelly era un tipo que le ponía pasión a las cosas. Desde el púlpito en Belgrano denunció lo que había que denunciar en ese momento, y creo que esto tuvo que ver con su muerte”, recuerda.

También investigó los asesinatos el padre palotino Efraín Sueldo, con quien Irigoyen sigue en contacto. “El me casó y luego, en mi primera intendencia, le pedí que nos asesorara espiritualmente”, dice.

En julio de 2005, el Episcopado argentino autorizó el inicio de la causa de beatificación de los cinco mártires del 4 de julio. Fueron convocados a dar testimonio los antiguos seminaristas, entre ellos, Irigoyen. Y los cineastas Pablo Zubizarreta y Juan Pablo Young los reunieron para un documental sobre la masacre. Así, seis de los “ocho jóvenes universitarios” volvieron a encontrarse. “Después de tantos años, pudimos ver que, aun por distintos caminos, todos hemos conservado las mismas convicciones y compromiso”, dice Irigoyen.

septiembre 14, 2007

Dónde está "el flaquito" Bergoglio ahora ?

EL PREMIO NOBEL DE LA PAZ, UNO DE LOS ULTIMOS TESTIGOS

Pérez Esquivel: “Era imposible dialogar entonces con la Iglesia”

Adolfo Pérez Esquivel declaró ayer en el juicio al sacerdote Christian Von Wernich que era imposible plantearle a la jerarquía eclesiástica de 1976 en adelante que interviniera “para que cesaran las permanentes violaciones a los derechos humanos cometidos por fuerzas de la represión”.

Ya como titular del Servicio de Paz y Justicia (SERPAJ) Esquivel aseguró haber intentado “motivar a la Iglesia para que nos ayudara en la búsqueda de los desaparecidos. Pero nunca logré resultados”. Pérez Esquivel declaró ayer en la última audiencia testimonial del juicio al ex capellán de la bonaerense durante el virtual reinado como jefe de esa fuerza del coronel Ramón Camps.

“El caso de Von Wernich -dijo Pérez Esquivel- no fue un hecho aislado, ya que hubo compromisos, concepciones ideológicas, intereses que han llevado lamentablemente a sectores de la Iglesia a comprometerse con la dictadura y con la represión”.

También recordó dos de sus numerosas entrevistas. Una con el Papa Juan Pablo II y otra con el entonces nuncio Pío Laghi. La del Papa, “no fue una reunión feliz, hizo un recibimiento muy frío y me dijo que también me tenía que ocupar por los chicos del mundo comunista”. Pérez Esquivel habló con Pío Laghi “para pedirle ayuda y me contestó que no podía hacer lo que los obispos argentinos no quieren hacer. Con la jerarquía de la Iglesia Católica nunca tuvimos respuesta y lo mismo ocurrió cuando quisimos llegar a la Conferencia Episcopal argentina”.

El mismo secuestrado por un “grupo de tareas” de la dictadura, Pérez Esquivel declaró que durante el gobierno militar “hubo muchas luces y sombras en la Iglesia. Los claroscuros fueron aquellos que pudiendo hacer algo, no lo hicieron y miraron para otro lado, ya sea por miedo, por indiferencia o por complicidad”.

También admitió haber sobrevivido a uno de los “vuelos de la muerte”, en los que los secuestrados eran arrojados con vida a las aguas del Río de la Plata.
fuente

No te da una profunda indignación y asco, esta información?

Dónde está la iglesia argentina ahora y el máximo “tira petardos” de Bergoglio?

Basta de la hipocresía de la iglesia sactólica argentina !

julio 19, 2007

Nulidad de indultos en firme

Está en firme la nulidad de los miserables indultos

“La Corte Suprema de Justicia estableció la inconstitucionalidad de los indultos dictados por el ex presidente Carlos Menem para evitar el juzgamiento de los ex jefes militares acusados de delitos de lesa humanidad durante la última dictadura.

El fallo fue dictado en el marco de la causa que se sigue contra el ex comandante de Institutos Militares Santiago Omar Riveros y salió por una mayoría de cuatro votos a favor, una abstención y dos disidencias, informaron fuentes judiciales.

Votaron a favor los ministros Ricardo Lorenzetti, Juan Carlos Maqueda, Elena Highton de Nolasco y Eugenio Zaffaroni, en disidencia lo hicieron Carmen Argibay y Carlos Fayt y Enrique Petracchi se abstuvo.

El máximo tribunal comenzó a analizar temprano el indulto en el caso del general Santiago Omar Riveros, ex comandante de Institutos Militares entre 1975 y 1978.”

Cómo puede ser que RECIÉN AHORA se hayan dado cuenta que esos indultos eran nulos?

La respuesta es clara, no solo la dictadura se apoyó en fuerzas de seguridad, sino en ciudadanos de todos tipo, uno de ellos los que integraban los organismos que aprobaron esos indultos.

El principal responsable fue Menem, empleado de EEUU para llevar a cabo el plan siguiente al “Plan Cóndor”, que fue la destrucción de la industria, educación, etc., en todos esos países latinoamericanos que sufrieron desapariciones, torturas, etc.

Análisis de la decisión de la Cámara por el constitucionalista Felix Loñ
La Cámara en lo Criminal Federal de esta capital declaró la “inconstitucionalidad” de los indultos con que el ex presidente Carlos Menem benefició a Jorge Videla y a Eduardo Massera, como integrantes de la junta militar que tras usurpar el poder en marzo de 1976 cometió delitos de “lesa humanidad”, informaron fuentes judiciales.
Por la resolución de la Cámara, que alcanzó también a otros ex comandantes de las Fuerzas Armadas fallecidos, recobran vigencias las penas de reclusión perpetua impuestas a Videla y Massera en la Causa 13/84, en la que se investigó la “alegada lucha contra el terrorismo vigente durante el llamado Proceso de Reorganización Nacional”.
El fallo plenario del tribunal, firmado en forma unánime por los camaristas Eduardo Luraschi, Martín Irurzun, Horacio Cattani, Gabriel Cavallo, Eduardo Freiler y Eduardo Farah sostuvo que “los hechos por los que fueron condenados Videla y Massera resultan insusceptibles de perdón”.
La decisión fue tomada ante el planteo efectuado por la Asociación de ex Detenidos Desaparecidos y la Liga Argentina por los Derechos del Hombre contra el decreto presidencial 2741/90
La norma había beneficiado a Videla, Massera, Orlando Ramón Agosti, Roberto Eduardo Viola y Armando Lambruschini.
Agosti, Viola y Lambruschini fallecieron el 30 de setiembre de 1994, el 6 de octubre de 1997 y el 15 de agosto de 2004, respectivamente.
En tanto que Massera tiene una declaración de incapacidad porque se consideró que su actual estado de salud no puede ejercer su derecho de defensa en juicio.
La Cámara sostuvo que el decreto de Menem se contradice con tratados internacionales suscriptos por la Argentina que imponen el deber de investigar y penalizar las violaciones a los derechos humanos, la garantía del libre y pleno ejercicio de los derechos humanos.

Fuente: Télam (texto) y TN Noticias (video)

Blog de WordPress.com.