NO A LA PAPELERA

junio 15, 2007

Movimiento clima

Numerosas observaciones y estudios científicos lo respaldan: el clima de la Tierra está cambiando, y gran parte de este fenómeno se debe a la actividad humana.

Es cierto que a lo largo de la historia de la Tierra el clima siempre ha variado por causas naturales, pero en este último siglo el ritmo de estos cambios ha sido mucho más acusado. Y sus efectos ya se están dejando notar. El cambio climático es, hoy por hoy, el mayor problema medioambiental del siglo XXI con consecuencias ecológicas, económicas, sociales y laborales de gran magnitud.

La raíz del problema se encuentra, precisamente, en el modo en que la sociedad actual produce y consume energía. Esta energía se basa fundamentalmente en la quema de combustibles fósiles (carbón, petróleo y gas natural), donde se liberan enormes cantidades de gases de efecto invernadero a la atmósfera (GEI), fundamentalmente dióxido de carbono o CO2, que están contribuyendo a aumentar el calentamiento global y a acelerar el cambio climático. Si no se afronta el problema con urgencia millones de personas, en especial los más pobres y vulnerables, sufrirán un mayor riesgo de inundaciones, sequías, huracanes y hambrunas, y los daños ecológicos y económicos en todo el planeta alcanzarán valores sin precedentes.

Anuncios

Movimiento clima

Numerosas observaciones y estudios científicos lo respaldan: el clima de la Tierra está cambiando, y gran parte de este fenómeno se debe a la actividad humana.

Es cierto que a lo largo de la historia de la Tierra el clima siempre ha variado por causas naturales, pero en este último siglo el ritmo de estos cambios ha sido mucho más acusado. Y sus efectos ya se están dejando notar. El cambio climático es, hoy por hoy, el mayor problema medioambiental del siglo XXI con consecuencias ecológicas, económicas, sociales y laborales de gran magnitud.

La raíz del problema se encuentra, precisamente, en el modo en que la sociedad actual produce y consume energía. Esta energía se basa fundamentalmente en la quema de combustibles fósiles (carbón, petróleo y gas natural), donde se liberan enormes cantidades de gases de efecto invernadero a la atmósfera (GEI), fundamentalmente dióxido de carbono o CO2, que están contribuyendo a aumentar el calentamiento global y a acelerar el cambio climático. Si no se afronta el problema con urgencia millones de personas, en especial los más pobres y vulnerables, sufrirán un mayor riesgo de inundaciones, sequías, huracanes y hambrunas, y los daños ecológicos y económicos en todo el planeta alcanzarán valores sin precedentes.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.