NO A LA PAPELERA

octubre 31, 2007

EE.UU. extraditó a un represor argentino

El ex mayor Ernesto Barreiro será juzgado por violaciones a los derechos humanos en un centro de Córdoba

El ex carapintada vivía en ese país y se le atribuye la muerte de un estudiante

El ex mayor carapintada Ernesto Barreiro arribó ayer al país, luego de haber sido extraditado por Estados Unidos, para ser juzgado por violaciones a los derechos humanos cometidas durante la última dictadura.

Barreiro, uno de los fundadores del MODIN y ex jefe del centro clandestino de detención de Córdoba conocido como “La Perla”, fue trasladado por funcionarios de deportación del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas estadounidenses y entregado a Interpol en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza.

Permaneció detenido en la prisión de Campo de Mayo y luego fue trasladado a Córdoba, donde será juzgado por el secuestro, tortura y asesinato de un estudiante.
Barreiro fue jefe en La Perla, que funcionó entre 1976 y 1979 en Córdoba y que tiene en su balance a más de 2.500 personas asesinadas.

Refugio en Estados Unidos

En abril pasado, Barreiro fue arrestado y llevado ante la Corte Federal de Virginia, donde negó los cargos que se le imputaron pero quedó detenido en una causa en la que se lo acusa de mentir al solicitar su visa en el consulado de Buenos Aires; y en septiembre pasado fue condenado a seis meses de prisión.

Cuando pidió autorización para ingresar a Estados Unidos dijo que nunca lo habían detenido, pero la realidad marca otra cosa: fue arrestado en 1987 por crímenes de lesa humanidad, aunque poco después fue liberado gracias a la Ley de Obediencia Debida que los carapintadas obtuvieron, rebelión mediante, del gobierno de Raúl Alfonsín.

Negocios de familia

Acompañado por su esposa, Ana Delia Magi, Barreiro llegó a Estados Unidos en 2004 para eludir la orden de captura que la Justicia argentina había librado en su contra por su participación en el terrorismo de Estado.

Ambos se instalaron en The Plains, un poblado bucólico ubicado a 80 kilómetros al Oeste de Washington, donde el ex militar puso un local de venta de artesanías criollas y antigüedades que bautizaron “Pampa´s corner”.

La jueza federal de Córdoba, Cristina Garzón de Lascano, investiga a Barreiro -con instrucción de la fiscal Graciela López de Filoñiuk- por el secuestro, tortura y muerte del estudiante Diego Hunziker.

(fuente)

Anuncios

EE.UU. extraditó a un represor argentino

El ex mayor Ernesto Barreiro será juzgado por violaciones a los derechos humanos en un centro de Córdoba

El ex carapintada vivía en ese país y se le atribuye la muerte de un estudiante

El ex mayor carapintada Ernesto Barreiro arribó ayer al país, luego de haber sido extraditado por Estados Unidos, para ser juzgado por violaciones a los derechos humanos cometidas durante la última dictadura.

Barreiro, uno de los fundadores del MODIN y ex jefe del centro clandestino de detención de Córdoba conocido como “La Perla”, fue trasladado por funcionarios de deportación del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas estadounidenses y entregado a Interpol en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza.

Permaneció detenido en la prisión de Campo de Mayo y luego fue trasladado a Córdoba, donde será juzgado por el secuestro, tortura y asesinato de un estudiante.
Barreiro fue jefe en La Perla, que funcionó entre 1976 y 1979 en Córdoba y que tiene en su balance a más de 2.500 personas asesinadas.

Refugio en Estados Unidos

En abril pasado, Barreiro fue arrestado y llevado ante la Corte Federal de Virginia, donde negó los cargos que se le imputaron pero quedó detenido en una causa en la que se lo acusa de mentir al solicitar su visa en el consulado de Buenos Aires; y en septiembre pasado fue condenado a seis meses de prisión.

Cuando pidió autorización para ingresar a Estados Unidos dijo que nunca lo habían detenido, pero la realidad marca otra cosa: fue arrestado en 1987 por crímenes de lesa humanidad, aunque poco después fue liberado gracias a la Ley de Obediencia Debida que los carapintadas obtuvieron, rebelión mediante, del gobierno de Raúl Alfonsín.

Negocios de familia

Acompañado por su esposa, Ana Delia Magi, Barreiro llegó a Estados Unidos en 2004 para eludir la orden de captura que la Justicia argentina había librado en su contra por su participación en el terrorismo de Estado.

Ambos se instalaron en The Plains, un poblado bucólico ubicado a 80 kilómetros al Oeste de Washington, donde el ex militar puso un local de venta de artesanías criollas y antigüedades que bautizaron “Pampa´s corner”.

La jueza federal de Córdoba, Cristina Garzón de Lascano, investiga a Barreiro -con instrucción de la fiscal Graciela López de Filoñiuk- por el secuestro, tortura y muerte del estudiante Diego Hunziker.

(fuente)

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.