NO A LA PAPELERA

febrero 14, 2008

Corte de puente Colón – Paysandú

Corte de puente Gral. Artigas Colón – Paysandú – 14/02/2008

Puede apreciar imágenes del corte que realiza la solidaria Asamblea Ciudadana Ambiental de Colón.

En el momento en que crucé es Puede apreciar imágenes del corte que realiza la solidaria Asamblea Ciudadana Ambiental de Colón.

En el momento en que crucé estaba libre el paso, pero la cola se produce porque la aduana de Paysandú es minúscula e inoperante.

De paso lea el último de los accidentes producidos por la inmoralidad con que se maneja Botnia:


“Murió un obrero en Botnia – El trabajador, de 32 años, cayó desde un andamio colocado a 20 metros de altura. Pertenecía a una empresa contratada para realizar terminaciones de obra. Es la primera víctima fatal desde que la pastera inició su producción.

Un obrero uruguayo de la pastera Botnia murió esta tarde, luego de caer desde un andamio ubicado a 20 metros de altura.

Según el diario digital uruguayo Observa, el trabajador fue identificado como Pedro Molina, de 32 años, y era oriundo de la localidad de Salto. El obrero pertenecía a una empresa constructora contratada por la pastera para realizar terminaciones de obra en la planta.

Tras el accidente, Molina fue trasladado de inmediato al sanatorio Amedrin de Fray Bentos, donde murió luego de ser operado de urgencia.

Se trata de la primera víctima fatal desde que Botnia inició su producción. Todavía se desconocen las causas del hecho. “Lamentamos mucho el fallecimiento de este joven trabajador y estamos investigando las circunstancias en que se dio el mismo”, expresó Ignacio Cujó, director de la contratista”.


enero 9, 2008

Operación de prensa de Botnia con ayuda uruguaya

Investigador argentino desbarata operación de prensa de Botnia – 07/01/2008

Peligrosa tergiversación de palabras de un técnico argentino en un diario uruguayo, con marketing de Botnia detrás y complicidad de medios funcionales.

El diario El País de Montevideo había publicado que “Dos meses después de la puesta en marcha de Botnia, el estado del río es razonablemente bueno”.
Según dicho medio uruguayo, lo había manifestado “el técnico argentino Héctor Ostera que dirige los estudios de impacto ambiental de la intendencia de Gualeguaychú”.

Ahora, Ostera aclaró que dichos informes habían sido realizados antes de la puesta en marcha de Botnia y no recientemente como publicó El País.

Héctor Ostera, integrante del grupo de investigadores de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y de otros centros universitarios de investigación de Argentina, dijo que los informes sobre el Río Uruguay que revelan que no hay una afectación del mismo, fueron realizados previo a la puesta en marcha de la empresa Botnia y no recientemente, tal como publicara erróneamente el diario El País de Montevideo.

También negó que la Cancillería Argentina haya censurado algún estudio, por lo que se supone que concretamente hubo una operación de prensa que ahora queda desbaratada con la desmentida del propio Ostera.

La noticia se conoció este jueves a través del matutino El País y daba cuenta de que el equipo que encabeza Ostera había revelado que los estudios arrojaban la no afectación del río Uruguay luego que la empresa Botnia comenzara a funcionar.

Según había publicado El País, dos meses después de la puesta en marcha de Botnia el estado del río es “razonablemente bueno” y los parámetros no cambiaron.

Consultado por Índice 810 de Radio El Espectador de Uruguay, el técnico argentino manifestó sorpresa y espanto por la publicación y el manejo que –entiende- se hizo de la misma.

Aseguró que cuando habló del estado del río habló en todo momento del estado “previo al funcionamiento de las pasteras,” y no después. “Es el estudio de base” aclaró Ostera.

Estos datos coinciden a gran escala con los de la CARU y la Dinama porque se refiere a los estudios de base o muestreos sistemáticos que se realizaron, previo al funcionamiento de Botnia, precisó el técnico. (Fuente: El Espectador)

BOTNIA y su contaminación

Ñandubaysal y la pastera tóxica BOTNIA – 09/01/2008

Imágenes del día 08/01/2008 de la playa del hermosos balneario Ñandubaysal, ubicado a orillas del Río Uruguay en la provincia de E Imágenes del día 08/01/2008 de la playa del hermoso balneario Ñandubaysal, ubicado a orillas del Río Uruguay en la provincia de Entre Ríos.

Podrán apreciar la miserable contaminación visual producida por la empresa tóxica BOTNIA cuya instalación fue permitida y acelerada por el gobierno de Tabaré Vázquez, es decir, por todo el Uruguay.

Ya es hora que los uruguayos se hagan cargo de su elección y, si no están de acuerdo con este triste presidente, se lo hagan saber de una buena vez.

No es hora para tibios !

FUERA LA PASTERA TÓXICA BOTNIA !


Densa nube emanaba desde la pastera BOTNIA

HUMO DE GASES TÓXICOS DE BOTNIA – 08/01/2008

Primicia y gentileza de radio FM HORIZONTE 100.1 – Gualeguaychú – Entre Ríos – Argentina

“INTENSO HUMO DE BOTNIA EN EL BARRIO VICOER”

Primicia y gentileza de radio FM HORIZONTE 100.1 – Gualeguaychú – Entre Ríos – Argentina

“INTENSO HUMO DE BOTNIA EN EL Bº VICOER RIOJA EN LA CIUDAD DE GUALEGUAYCHÚ

Comenzó en horas de la tarde en el Bº Vicoer Rioja a verse un intenso humo que emanaba la chimenea de Botnia.
Los vecinos comentaron que a diario se ve una breve cantidad de humo en el aire, pero nunca tan intenso como hoy. Los vecinos se comunicaron con Emergencia Ambiental y le dijeron “ya nos vamos a ocupar” pero no se dirigió nadie al lugar.
Estuvimos allí y recogimos imágenes en forma exclusiva”.
______________________________

La “periodista” Sandra Dodera Irigoyen de Milán, desde Fray Bentos, al ver ésta columna de humo dicen que habría difundido la mentirosa noticia que la densa columna de humo era producida en Entre Ríos y que la misma medía 30 km. de largo! (???)

Esta periodista despreciativa sobre los argentinos, la puede escuchar y ver en un video mío http://es.youtube.com/watch?v=jtUdmrnqvlY.

Es más que lamentable, pero todo indica cómo manipula la información.

Esta “periodista” es corresponsal de:

1) Semanario “La Fraybentina” – http://www.lafraybentina.com
2) Canal 12 – Viernes 11 hs. (hora local) – http://www.canal12.com.uy
3) Radio “FM Vision” – Fray Bentos – Domingos 9 hs. (hora local)
4) Diario “La República” – http://www.larepublica.com.uy

Es evidente que estos medios de comunicación están escasos de profesionales competentes y recurren a lo que “se tiene al alcance de la mano”.


enero 6, 2008

Atentan contra medioambientalistas uruguayos

Amenazas reiteradas y daño a la propiedad privada de uruguayos – 06/01/2008

He recibido noticias sobre las amenazas que reciben ambientalistas que se oponen a las pasteras contaminantes como Botnia y Ence.

Tanto que el Uruguay se ufana de ser un “país seguro” con poca corrupción y otras, pero parece que quedan resabios de la represión pasada.

Al gobierno de Tabaré se le está escapando el tema de las manos y ahora deberá asumir la responsabilidad por la seguridad de los suyos.

Si esto sucede en el ámbito interno, no quisiera saber qué represalias pueden tomar contra los turistas argentinos y sus porpiedades.

Realmente lamentable la política de Tabaré para con la Argentina y sus ciudanos y recursos uruguayos.

Aparentemente estas imágenes son del 24 de abril de 2007




Toda planta pastera contamina

“Toda planta pastera contamina” – 06/01/2008

Juan Carlos Villalonga, director de Greenpeace Argentina

Las empresas de celulosa y los ambientalistas polemizan sobre los efectos de la instalación de las fábricas en Fray Bentos. “No van” a dañar “de manera irreversible”, sostiene un directivo de ENCE. En Greenpeace dicen que los Estados deben fijar reglas de producción limpia para la región.

“La instalación de las papeleras no debe convertirse en una disputa entre nuestros países, porque así como ahora van al Uruguay, mañana van a venir a la Argentina.

Lo que importa es que los dos gobiernos, de común acuerdo, puedan fijarles reglas de cómo deben producir en la región”, sostiene Juan Carlos Villalonga, de Greenpeace.

La organización ambientalista asegura que la producción de papel está teniendo una expansión a nivel mundial: “Crece en China, en el sudeste asiático, se mantiene en Europa y Estados Unidos, ya está en Brasil y ahora estamos viendo la avanzada en el Río de la Plata”.

Por eso el problema no está haciendo otra cosa que comenzar. Y ocurre, además, con plantas que por su tamaño, “son un salto en escala monumental”.

–¿Todas las plantas de celulosa contaminan?

Sí, todas contaminan. Pero si hablamos del proceso industrial, hay mejores tecnologías que las que proponen para Fray Bentos. A finales de los ’80, cuando empezamos a reclamar a las papeleras para que eliminaran el uso de cloro elemental, las empresas decían lo mismo que ahora dicen Botnia y ENCE.
Hubo fuertes movilizaciones en Europa, en el ’90, ’95. Lo que la industria encontró como respuesta fue reemplazar el cloro elemental por dióxido de cloro, nació así el sistema que se conoce como ECF.
Fue un avance, porque contamina menos, pero no elimina la contaminación: sigue descargando al ambiente sustancias organocloradas, dioxinas, lo que en el lenguaje técnico se denominan compuestos AOX, elementos que afectan el sistema inmunológico y son cancerígenos. Y que, además, son sustancias persistentes, con una baja capacidad de biodegradarse, por lo que permanecen años en el ambiente.
En mega emprendimientos como éstos, que van a producir un millón quinientas mil toneladas de pasta, el volumen de los efluentes volcados al río y el humo que va a ir al aire son altamente significativos. Por eso planteamos que tienen que usar otra tecnología, la TCF, totalmente libre de cloro.

–¿Es limpia?

No, pero es mejor.

–¿En qué consiste?

Usa compuestos en base a oxígeno en el proceso de blanqueo de la pasta de celulosa: oxígeno, ozono y agua oxigenada.

–¿Es mucho más caro?

Es un dato incierto. Pero podemos decir que Botnia, en Finlandia, tiene cinco plantas, y dos de ellas usan tecnología TCF.

–Las empresas aseguran, sin embargo, que es un sistema perimido.

No es cierto, hace años que venimos en este debate. Al principio el tema era si se lograba el mismo grado de calidad, hoy esta papelería compite en los estándares más altos. (Saca de entre sus papeles una revista de hojas satinadas, la muestra.) Es exactamente igual que cualquier otra. Tiene similar grado de blancura y resistencia. De hecho, Fanapel, del Uruguay, va a reconvertir su sistema a éste. Y acá tenemos a Massuh.

–Las empresas también dicen que el papel TCF es menos reciclable, con lo que el daño ambiental final es el mismo.

Tampoco es real, son discusiones un tanto viejas. No sólo no es así, sino que además son plantas más eficientes desde el punto de vista energético. El sistema TCF te permite llevar a cero los compuestos organoclorados. Y la gran ventaja es que se puede avanzar en el cierre del circuito.

–¿No devolver el agua usada en el proceso industrial al río?

Todos están en ese proceso, algunas plantas al 70 por ciento, otras al 90 por ciento. Y ahí es donde tiene que ir la industria. Pero si no la forzamos, por supuesto que va a usar al método más cómodo, aunque resulte más contaminante. Nosotros se lo planteamos a Menem y a De la Rúa, y ahora vemos la necesidad de que haya un acuerdo entre el Uruguay y la Argentina. Tenemos que colocar estándares de producción limpia, porque van a venir a la región. Este es el momento de decir cuál es el modo en que queremos que se produzca, esa es la discusión que debió haberse dado en el GTAN.

–Mencionó un cambio de escala: ¿de qué magnitud?

La Argentina tiene 10 plantas de celulosa. Todas juntas producen la mitad de lo que van a elaborar M’Bopicuá (de ENCE) y Orion (de Botnia); eso da una idea del salto de escala.

–Dice que Botnia y ENCE son una avanzada. ¿Cree que van a venir otras?

Sí. Los dos países, Uruguay y Argentina, somos mirados con avidez por el sector, porque tenemos espacio para forestar y condiciones económicas que les resultan favorables. Por eso es necesario que discutamos cómo queremos que se instalen, en qué condiciones.

Batlle, Sanguinetti y Lacalle critican a Tabaré Vázquez

Duras críticas a Tabaré – 06/01/2008

Los ex presidentes Batlle, Sanguinetti y Lacalle, ya habían realizado durísimas críticas al manejo del presidente Tabaré Vázquez s Los ex presidentes Batlle, Sanguinetti y Lacalle, ya habían realizado durísimas críticas al manejo del presidente Tabaré Vázquez sobre el problema de Botnia.

No lo dice un argentino, lo dicen TRES EX PRESIDENTES URUGUAYOS


enero 4, 2008

BOTNIA – Amenazas de muerte a uruguayos

Ambientalistas uruguayos denunciaron amenazas de muerte – 03/01/2008

Carlos Vico, ambientalista de Colonia Agraciada, denunció ante la Justicia uruguaya que fue amenazado de muerte a través de mensajes recibidos en su celular.

Según manifestó, los anónimos “vienen por el lado de ISUSA”, la planta de fertilizantes y productos químicos ubicada en esa localidad. Además, indicó que textos similares fueron enviados a otros activistas que denunciaron irregularidades en el funcionamiento de la planta.

Vico relató que hace unos 15 días recibió varios mensajes intimidatorios que le pedían que “se dejara de joder y diera un paso al costado”.

Por ello, resolvió poner estas amenazas anónimas a disposición de la Justicia, para que investigue su procedencia.

A su juicio, los anónimos “vienen por el lado de ISUSA”.

La fábrica vende ácido sulfúrico y sulfato de aluminio a la firma finlandesa KEMIRA, proveedora de productos químicos de Botnia.

El ambientalista reveló asimismo que textos similares fueron enviados a otros activistas.

En tanto, desde Gualeguaychú el asambleísta Jorge Fritzler dijo a que apoyarán a los activistas uruguayos para que organicen protestas contra la instalación de ENCE en Conchillas.

enero 3, 2008

Gobierno de Uruguay manipula información !

Contradicciones por estudio de la UBA sobre Botnia – 03/01/2008

El estudio fue encargado a técnicos argentinos por la intendencia de Gualeguaychú. Los parámetros de contaminación hallados están dentro de lo normal, señala un medio uruguayo.

Dos meses después de la puesta en marcha de Botnia, el estado del río es “razonablemente bueno” y los parámetros no cambiaron. Lo dice el técnico argentino que dirige los estudios de impacto ambiental de la intendencia de Gualeguaychú.

El grupo de investigadores de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y de otros centros universitarios y de investigación de Argentina, dirigido por el doctor Héctor Ostera, trabaja en la zona desde un año antes de que la chimenea de Botnia empezara a echar humo. El objetivo era realizar un estudio ambiental, para evaluar luego si la puesta en marcha de la planta producía contaminación en el río y sus alrededores.

Ostera, investigador adjunto y subdirector del Instituto de Geocronología y Geología Isotópica, afirma hoy que en términos generales el estado del río es “razonablemente bueno” desde el punto de vista biológico y toxicológico y que no existen efectos alarmantes, más allá de los problemas que ya existían.

En entrevista con El País, el investigador admitió que hasta ahora no se han difundido los resultados del estudio, a pedido de la Cancillería argentina y que estos se conocerían entre este mes y marzo y lo autoriza el Ministerio de Relaciones Exteriores del país vecino.

El equipo ha investigado los niveles de concentración de metales y compuestos orgánicos en el agua y no se ha encontrado “nada que esté fuera de los parámetros”, excepto el exceso de nutrientes (nitrato y fósforo), producto de la actividad agrícola y el volcado de efluentes cloacales sin tratar.

“Eso se ha producido durante muchos años, porque las poblaciones que volcaban sus efluentes al río lo hacían con tratamientos no del todo eficientes”, explicó Ostera para el diario uruguayo El País.

Contradicciones
El técnico ambientalista argentino Héctor Ostera desmintió hoy que un estudio de su autoría difundido en Uruguay haya determinado que a dos meses de la puesta en marcha de Botnia el estado del río limítrofe sea “razonablemente bueno” y que los parámetros no hayan cambiado.

En diálogo con la agencia Noticias Argentinas, Ostera especificó que el análisis difundido por la prensa uruguaya fue realizado en forma “previa” a la instalación de la pastera, por lo que no sirve para conocer el estado actual de ecosistema.

“Estoy decepcionado. Podemos pensar que hubo una confusión entre comillas. Inventaron lo que yo dije o lo escribieron como quisieron“, se quejó el técnico sobre la información difundida en el vecino país.

Ostera, quien dirigió a un grupo de investigadores de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y de otros centros universitarios para el trabajo en la zona, explicó que el resultado de este estudio de base previo “deber ser comparado” con la situación luego de la puesta en marcha de Botnia para evaluar si la planta produce contaminación en el río y sus alrededores.

No todo lo que reluce en Australia es oro !

Dilaciones australianas – 01/07/2007

Australia también está padeciendo la destrucción de su medio ambiente

“En Australia, la comunidad siempre les lleva la delantera a sus dirigentes políticos en cuestiones de clima y energía, manifiesta Christine Milne, senadora del Partido Verde y vicepresidenta de la UICN (ver nota)

Australia, en la extensa región de Oceanía, es un microcosmos de problemas energéticos globales y de soluciones. Somos una nación con uno de los mejores recursos solares del mundo, pero con una clase política y un sector empresarial que tiene tantos intereses personales en los combustibles fósiles que permanecemos ciegos ante las oportunidades que ofrece la transición a una economía baja en carbono.

Nuestro aislamiento de los vigorosos debates en Europa y California, y nuestro estrecho vínculo con el gobierno de Estados Unidos, han provocado una falsa sensación de seguridad y una ausencia de premura y de debates serios. Pensamos que podemos separar nuestra soberanía política nacional de nuestra interconexión ecológica mundial. En consecuencia, nuestra economía no está bien preparada para abordar ni el cambio climático ni las restricciones de petróleo.

La emisión de gases de efecto invernadero per capita de Australia es una de las más altas del mundo debido a nuestra dependencia del carbón para la electricidad y del petróleo para el transporte. En las ciudades australianas, 75% a 90% de todos los viajes se hace en automóvil. A pesar de ser el mayor exportador mundial de carbón, Australia experimenta un déficit comercial y en cuenta corriente, en gran parte debido a que nuestra riqueza de recursos naturales nos ha vuelto indiferentes a la necesidad de promover la ventaja competitiva de la industria manufacturera. Hemos incrementado la tasa de extracción de madera de nuestros bosques autóctonos para exportar astillas y hemos reducido nuestro gasto en educación superior y formación de capacidad técnica a partir de las cuales se podrían desarrollar industrias de alta tecnología.

Australia tiene una destacada historia de investigación en el campo de la energía renovable, sobre todo la energía solar. Pero la mayoría de las tecnologías desarrolladas en el país se han comercializado en el extranjero debido a la abrumadora influencia de los combustibles fósiles que determinan la política energética australiana. Zhengrong Shi, un multimillonario solar, es artífice del éxodo de la técnica solar de Australia a China, donde las metas de energía renovable están impulsando la masiva expansión del sector. Inventos como las celdas solares de plata desarrolladas en la Universidad Nacional de Australia reducirán el costo de los paneles solares en un 75% y podrían revolucionar la industria a nivel mundial, pero se desarrollarán en Europa o en Estados Unidos. Esto es a pesar de la creciente visibilidad de los impactos climáticos en Australia.

El calentamiento global de menos de 1ºC ya ha exacerbado las condiciones de sequía especialmente en el sudoeste de Australia Occidental, y en el sudeste del país donde este año incendios naturales devastadores han quemado miles de hectáreas de parques nacionales y propiedades rurales. Un aumento adicional de la temperatura de 1,1ºC a 6,4ºC causaría una mayor reducción del caudal del ríoMurray-Darling, el descenso de las precipitaciones en la mitad sur del país, la disminución de la producción agrícola, y grandes pérdidas de especies animales y vegetales. También aumentarán los ciclones tropicales, los incendios y las sequías. A lo largo de la costa de Tasmania, la corriente cálida del este de Australia, pobre en nutrientes, ya ha desplazado a la corriente subantártica más fría y rica en nutrientes, amenazando la provisión de alimentos para las aves marinas y trayendo consigo al invasor erizo marino que está destruyendo los bosques de algas marinas gigantes.

La incursión del agua salada en los humedales de Kakadu y el descoloramiento de los corales en la mayor parte de la Gran Barrera de Arrecifes son inevitables a medida que las temperaturas y los niveles del mar aumentan. La industria turística australiana depende del medio ambiente natural, siendo sus más preciados atractivos Kakadu y la Gran Barrera de Arrecifes. El turismo relacionado con la Gran Barrera de Arrecifes emplea a 30.000 personas y genera 5.800 millones de dólares australianos.

El riesgo para los puestos de trabajo y la rentabilidad económica se agrava con la preocupación por los impactos que la penalización por el carbono del transporte, implícita en las ‘millas de alimentos’ y en las ‘millas de culpa’, podría tener en la agricultura, el transporte marítimo, la aviación y el turismo que dependen de los vuelos de trayectos largos y el transporte de carga a grandes distancias. Sin embargo, Australia se niega a ratificar el Protocolo de Kioto y muestra resistencia a la introducción de metas de mitigación y al comercio de derechos de emisión.

Mientras tanto, el suministro interno de petróleo está bajo presión y la demanda nacional aumenta rápidamente. Desde el descubrimiento de grandes cantidades de petróleo en el Estrecho de Bass en la década del 60, se ha encontrado relativamente poco en Australia. Por consiguiente, la autosuficiencia petrolera caerá de 84% a cerca de 20% durante las dos próximas décadas, lo que provocará un aumento del déficit nacional del comercio de petróleo aún mayor que el déficit de 12.000 millones de dólares australianos de 2005–2006. Al mismo tiempo, es probable que el consumo nacional de petróleo aumente de su nivel actual de 750.000 barriles diarios a 1,2 millón de barriles diarios para 2029–2030, a menos que se realicen cambios importantes.

La buena noticia es que la comunidad les lleva la delantera a sus dirigentes políticos en cuestiones de clima y energía. La sociedad civil está exigiendo que el gobierno federal participe en la acción mundial para reducir las emisiones y que desarrolle políticas que promuevan la eficiencia energética y la energía renovable. Sin embargo, el debate político sigue concentrado en la tecnología de carbón limpia, la expansión de las exportaciones de uranio y el posible desarrollo de la energía nuclear.

Este desencuentro probablemente dominará las elecciones nacionales de Australia en el presente año. Desde la publicación del Informe Stern y el del PICC sobre el cambio climático, las autoridades de los gobiernos locales y los grupos comunitarios han estado explorando la compra de energía verde y las contrapartidas de emisiones de carbono, a la par que promovían la compra de tanques de agua, cabezales de ducha ahorradores de agua, inodoros con doble opción de descarga, y calentadores de agua solares. La población está exigiendo la inversión en el transporte público y en biocombustibles, la construcción de pistas para bicicletas, y la fijación de metas nacionales para la energía renovable y la eficiencia energética.

Se está discutiendo el intercambio de derechos de emisión, y los Estados australianos están dispuestos a fijar una meta para 2050 de 60% por debajo de los niveles de 1990. Es evidente que en Australia, como en los Estados Unidos, la verdadera acción para el cambio a una economía baja en carbono será impulsada por las exigencias de la comunidad, por instituciones de investigación innovadoras y por las nuevas generaciones de líderes empresariales que buscan la seguridad en una economía globalizada que fija metas y trabaja en colaboración para alcanzarlas.

Mientras Australia continúe protegiendo sus exportaciones de carbón, provocará la frustración no sólo de los negociadores globales sino también de sus vecinos de las islas del Pacífico cuya huella de carbono es pequeña pero que son los primeros en sufrir las consecuencias del calentamiento global. Estas naciones desean preservar sus culturas y permanecer en sus tierras tanto como puedan pero son vulnerables a la elevación del nivel del mar, a las mareas de tormenta y a la incursión del agua salada en sus masas de agua dulce. Esperan que el mundo actúe ahora para reducir los gases de efecto invernadero producidos por los combustibles fósiles. También necesitan ayuda para adoptar tecnologías de energía renovable y de gestión ambiental, sobre todo para la recolección y purificación del agua, para proteger sus hábitats naturales y erradicar las especies exóticas invasoras. Buscan el apoyo de Australia y Nueva Zelandia como naciones ricas para obtener ayuda oficial para el desarrollo y como opciones de reubicación futura. Es inevitable que en la región de Oceanía surjan conflictos provocados por la energía, la escasez de agua y el cambio climático, al igual que lo que ha sucedido en otras partes del mundo. La iniciativa británica de llevar el tema del cambio climático al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas es muy oportuna.

Que diferente podría ser todo si todos estuviéramos de acuerdo en que sea cual fuere el costo de rediseñar nuestras economías para abordar el cambio climático y la disminución del petróleo, será menor que las consecuencias de no hacerlo. Y lo que es igual de importante, qué diferente podría ser todo si reconociéramos que la transición a una economía baja en carbono podría crear un futuro más feliz, más saludable, más pacífico y equitativo”.

Página siguiente »

Blog de WordPress.com.