NO A LA PAPELERA

febrero 19, 2008

Masacre de Trelew

La rendición del otro imputado en la masacre – 19/02/2008

Uno de los principales acusados por la matanza de Trelew, el ex cabo Carlos Amadeo Marandino, anunció que hoy se entregará a la Justicia, tras llegar desde Estados Unidos.

“Tengo para anunciar que se encuentra camino a nuestro país el ex cabo Carlos Amadeo Marandino.”

Rodeado, el ex cabo primero de la Armada Carlos Amadeo Marandino decidió informar su paradero el sábado último ante el consulado argentino en Atlanta, Estados Unidos.

Uno de los principales imputados por la Masacre de Trelew que seguía prófugo anunciaba así –por consejo de su abogado– que tenía previsto volver al país el 17 de marzo pero que, complicado por la celeridad con que actuó la Justicia en este caso, adelantaría el pasaje para hoy.

En efecto, a las 9.45, cuando su avión aterrice en Ezeiza lo detendrá la policía aeronáutica y lo trasladará al aeroparque, desde donde partirá a Chubut para dar cuenta de los hechos sucedidos el 22 de agosto de 1972, cuando fueron asesinados 16 militantes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, Montoneros y el ERP.

La noticia fue dada a conocer en el mediodía de ayer por el secretario de Derechos Humanos, Eduardo Luis Duhalde, quien brindó una conferencia de prensa en la gobernación de Chubut junto al mandatario Mario Das Neves, luego de una entrevista con el juez que entiende en la causa, Hugo Sastre. “Tengo para anunciar que se encuentra camino a nuestro país el ex cabo Carlos Amadeo Marandino, que se presentó ante las oficinas de la embajada Argentina en los Estados Unidos (en rigor, fue el consulado de Atlanta), haciendo saber que en el día de hoy viajaba a Buenos Aires para constituirse como detenido en el juzgado federal”, reveló el funcionario.

El dato ya se manejaba en el juzgado desde el sábado, cuando Cancillería informó vía fax del hecho acaecido en EE.UU. A partir de ese momento, el juez procuró la mayor de las reservas con la información, ante el temor de que Marandino cambiara de postura.

Sin embargo, fuentes del juzgado consultadas por Página/12 confiaron en que nada fuera de lo esperable ocurrirá: “No creemos que se complique porque, entre otras cosas, ya nos dijo donde está”.

Por lo pronto, habrá que esperar a que Marandino realice el check in de su vuelo 101 de la empresa Delta, que sale de Atlanta y que llegará al país a las 9.45. Una vez que las autoridades confirmen que el represor efectivamente está volando, cosa que estimaban ocurriría a medianoche, se librará la orden de detención para el acusado de 16 homicidios calificados y tres homicidios calificados en grado de tentativa.

Marandino será así el cuarto detenido en esta causa en la que, uno a uno, fueron cayendo desde el viernes 8 el capitán de navío Rubén Norberto Paccagnini, el capitán de fragata Emilio Jorge Del Real y al capitán de fragata Luis Emilio Sosa.

Del único del que se desconocía aún el paradero es el ex teniente de navío, Roberto Guillermo Bravo, al que Página/12 detectó en EE.UU. (ver aparte).

El propio Duhalde sugirió que esa podría ser su localización, dado que el país norteamericano tiene una “fuerte vinculación” con los militares imputados. “En la causa surge con claridad que él (Bravo) hizo cursos durante el tiempo que estuvo allí dentro de los cuarteles americanos. Además, Bravo, el mismo Sosa y Marandino tienen propiedades familiares en Estados Unidos”, agregó.

El secretario de Derechos Humanos añadió que “Bravo hizo cursos en ese país de paracaidismo, de reconocimiento anfibio, todas preparaciones que concluyen recién en el año ’81, lo que hace pensar que fue preparado para actividades tal vez en Centroamérica. Por todo esto, es de esperar que sea hallado en poco tiempo”, dijo.

A su vez, el funcionario, que también es querellante en la causa, se encargó de refutar la teoría expuesta reiteradamente por los marinos, según la cual la masacre fue producto de un intento de fuga: “Esta no fue una locura de una guardia borracha, sino que fue una medida dispuesta por el gobierno militar en forma institucional, de escarmiento, por lo que Sosa y el ex jefe de la base son autores inmediatos de los hechos”.

Incluso, Duhalde se opuso a que sea otorgada la prisión domiciliaria y solicitó “que la cadena de mandos (entre el entonces presidente Alejandro Agustín Lanusse y los jefes de la base) si es que estuvieran vivos, también sean convocados”.

Ex capitán Luis Emilio Sosa

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: